NH condiciona el reparto del dividendo a la evolución del endeudamiento

Afrontará en 2023 la devolución de 357 millones correspondientes a una emisión de bonos senior

Ramón Aragonés, consejero delegado de NH.
Ramón Aragonés, consejero delegado de NH.

NH seguirá escrutando anualmente el reparto del dividendo. La hotelera repartió una retribución al accionista de 0,05 euros por título en 2017, tras nueve años sin distribuirlo. Un ejercicio después lo elevó a 0,10 euros por título y en 2019 volvió a incrementarlo a 0,15 euros, lo que supuso un desembolso total de 59 millones de euros.

En la última junta de accionistas, celebrada en mayo de 2019, el consejero delegado de la compañía, Ramón Aragonés, insistió en que la política de remuneración marca una recomendación de reparto del 50% del beneficio neto recurrente y que la idea es ofrecer un dividendo al alza. " El negocio va como un tiro, tendría que haber una correlación entre los resultados y la cotización, pero hay factores que impiden que se traslade ese buen momento de la compañía al valor de la acción", recalcó. Con esta frase hacía referencia al desplome de la cotización de la acción, que desde la OPA de Minor, que pagó 6,4 euros por título, se desplomó hasta cotizar a una media de 4,57 euros por acción durante el año pasado y una capitalización bursátil de 1.839 millones de euros, debido al escaso nivel de contratación. La media de acciones contratadas cada día en 2019 fue de 44.640, muy por debajo de los 2,19 millones de títulos contratados un año antes.

En esa senda de mejora de la retribución, el principal hito se encuentra en 2023. En las cuentas consolidadas de NH, correspondientes al pasado ejercicio, se vuelve a fijar una limitación anual a la distribución de dividendo que tendrá que pasar su examen más difícil dentro de tres ejercicios. En concreto la hotelera tendrá que hacer frente al pago de 356,8 millones correspondientes a la emisión de bonos senior por importe de 400 millones de euros, realizada en dos fases (septiembre de 2016 y abril de 2017) y posteriormente diluida por una amortización de 40 millones, tras la toma de control de la compañía por parte de la tailandesa Minor. La deuda contiene cláusulas que limitan el reparto de dividendo, especialmente en función del nivel de apalancamiento de la compañía. En concreto establece que se podrá repartir una retribución a los accionistas siempre y cuando el ratio de cobertura de intereses (mide el apalancamiento financiero de la empresa y proporciona el grado en que los intereses son absorbidos por ebitda) sea igual o superior a dos veces o que el ratio de apalancamiento (deuda bruta en relación al ebitda) no supere las 4,5 veces.

La hotelera también formalizó en 2016 un crédito de 250 millones en 2016, con vencimiento a tres años, que fue extendido otros dos ejercicios hasta el 29 de septiembre de 2021. A 31 de diciembre de 2019, la compañía no había hecho uso de esa financiación, que también lleva aparejada condiciones para el reparto de dividendo. Asi permite la distribución de un porcentaje del beneficio neto, siempre y cuando el ratio de endeudamiento financiero neto respecto al ebitda sea inferior a cuatro veces. La cláusula establece también el porcentaje de beneficio a repartir: si baja de cuatro veces ebitda podrá distribuir hasta el 75% del beneficio neto consolidado; si desciende de 3,5 veces podrá llegar al 100%; y si retrocede más allá de 3 veces no habrá limitaciones.

 

Normas
Entra en El País para participar