Sector aéreo

Los CEO de las aerolíneas advierten del fuerte impacto del virus en la demanda

Walsh y O'Leary confían en que las reservas se recuperen en las próximas semanas

Imagen de un avión de Iberia.
Imagen de un avión de Iberia.

Las peores consecuencias del brote de coronavirus aún está por venir para la industria de aerolíneas, según han alertado os primeros ejecutivos del sector. Confían, no obstante, que en las próximas semanas se estabilice la demanda de viajes. La epidemia ha dominado el encuentro anual de la industria, al que han acudido entre otros Michael O'Leary y Willie Walsh, primeros ejecutivos de Ryanair e IAG, respectivamente. 

Aerolíneas de todo el mundo han suspendido o modificado vuelos  en respuesta al brote de coronavirus, que ha infectado a más de 90.000 personas en 77 países del mundo tras surgir en China a finales del año pasado. Walsh ha alertado de una "caída muy significativa de la demanda" en Italia en la última semana. Pero predijo que la demanda se estabilizaría en las próximas semanas si las reservas siguieran el patrón visto en Asia. "Creo que veremos que el tráfico aéreo se recupera a su debido tiempo", dijo.

O'Leary estuvo de acuerdo en que las próximas semanas serían difíciles. Espera un "entorno de reservas muy desinflado" para las próximas dos o tres semanas, pero si la crisis se estabiliza, las reservas se recuperarán. "Creo que verás un rápido retorno a la normalidad", dijo.

Ayuda para el sector

Como parte del grupo de presión de las aerolíneas europeas A4E, el grupo de aerolíneas en el que están también Lufthansa, Air France-KLM e EasyJet ha llamado a relajar los reglamentos de los aeropuertos para mitigar el impacto del coronavirus. La IATA ya pidió el lunes una suspensión de las normas por las que las compañías aéreas pueden perder permisos de aterrizaje en las mejores las franjas horarias si cancelan los vuelos por un periodo prolongado.

"Solicitamos que se conceda una exención temporal por parte de todos los miembros de la UE", dijo el CEO de Air France-KLM, Ben Smith, antes de la conferencia anual del grupo de empresas. Las aerolíneas también quieren un "conjunto común de requisitos de salud para viajar hacia y desde las regiones afectadas", dijo.

Walsh añadió, en todo caso, que las aerolíneas en dificultades no deberían recibir ayuda estatal para que puedan sobrevivir a la caída de la demanda. "No creo que sea apropiado que los gobiernos proporcionen ayuda a las aerolíneas que no eran sostenibles antes del coronavirus".dijo.

La crisis, que ha llevado a que un cuarto de la flota de corta distancia de las aerolíneas como Lufthansa se quede en tierra, es una de las numerosas amenazas que afronta la industria aérea europea. Entre ellas están también el fracaso de la reforma de las redes de control de tráfico aéreo, ligada a la normativa de Cielo Único Europeo.

"Es un escándalo que aún hoy estemos volando por los cielos en de la misma manera que hace 40 años", dijo Walsh. Los impuestos sobre los vuelos también encontraron oposición, con O'Leary atacando los planes del nuevo Gobierno de Austria para aumentar un impuesto sobre los vuelos el próximo año: "Es el equivalente de los últimos bandoleros".

Normas
Entra en El País para participar