Carlos Torres: “Los miembros del consejo no tenemos conexión alguna con el caso Villarejo”

El presidente de BBVA pide dejar que la Justicia haga su trabajo "sin precipitación ni juicios paralelos"

Carlos Torres, presidente de BBVA, en una imagen de archivo.
Carlos Torres, presidente de BBVA, en una imagen de archivo.

El presidente de BBVA, Carlos Torres, ha defendido que ni él ni su consejo de administración tienen relación con el caso Tándem, que, entre otras cuestiones, investiga la contratación de Cenyt por parte del banco entre 2004 y 2017. En una carta dirigida a sus empleados, el número uno de la entidad asegura que "seguiremos colaborando con la Justicia y actuando con total determinación y diligencia en este asunto, bajo el liderazgo directo de nuestro consejo de administración, cuyos miembros no tenemos conexión alguna con el caso".

De igual forma, al igual que ya hizo el propio banco en un comunicado emitido esta mañana, Torres ha reclamado dejar que la Justicia haga su trabajo "sin precipitación ni juicios paralelos". "La investigación fundamental, la que prevalece sobre cualquier iniciativa, y la que debe esclarecer lo sucedido, es la de la Audiencia Nacional", ha añadido.

La relación entre BBVA y Cenyt comenzó en 2004, cuando la constructora Sacyr intentó sin éxito hacerse con el control de la entidad por la supuesta recomendación de Julio Corrochano, exjefe de Seguridad del banco durante buena parte de la presidencia de Francisco González. 

En la misiva, el presidente de BBVA asegura que "de los hechos investigados no se deriva responsabilidad para BBVA. Nos encontramos todavía en la fase de instrucción, que es una fase temprana de todo proceso judicial". No obstante, el banco figura como investigado en el caso por un presunto delito de corrupción en los negocios, revelación de secretos y cohecho. Su imputación se produjo tras el análisis de documentos intervenidos al Villarejo, que acreditarían que los pagos "ilícitos" a la empresa de Villarejo, Cenyt, "afectaron a varias áreas sensibles del banco y a diversos ejecutivos de la entidad durante un prolongado período temporal". Entre el periodo de 2004 a 2017, BBVA firmó siete contratos con Cenyt por los que desembolsó 10,3 millones. 

Por último, Torres sostiene que "somos un banco honesto, que cree profundamente en los principios y en la ética. Vuestro trabajo y vuestro esfuerzo diario así lo demuestran. Y por eso os pido que sigáis enfocados en vuestro cometido, trabajando siempre conforme a nuestros valores: volcados con nuestros clientes, pensando en grande, trabajando como un solo equipo".

El juez sospecha que la antigua cúpula del BBVA consintió la contratación de Villarejo para tareas de información y espionaje, en vista del "beneficio personal y empresarial" que le podían reportar. Se investigan en concreto las contrataciones por valor de varios millones del banco a Cenyt, que presuntamente habría espiado unas 15.000 llamadas telefónicas de políticos, periodistas, banqueros y empresarios.

El banco asegura que ha mejorado la organización, las políticas y los procedimientos de control interno, a la vez que ha aprobado nuevos procesos de subcontratación y compras, de homologación de proveedores o de autorización y pago de facturas, y se ha continuado reforzando el modelo de prevención de delitos. El 'forensic de PwC señaló que el banco se había saltado su propia normativa interna de compras a la hora de contratar a Cenyt, aunque responsabilizó a Julio Corrochano e Ignacio Pérez de los Caballeros.

Tras aplicar estas nuevas fórmulas y a la vista de los hechos y documentación conocida por el banco, BBVA ha subrayado que ha adoptado las medidas correspondientes sobre las personas que habrían estado involucradas en la relación con Cenyt y que seguían siendo empleados.

En relación con estas políticas, BBVA cesó de forma fulminante al exdirectivo y expresidente de Distrito Castellana Norte (DCN) Antonio Béjar el pasado mes de septiembre. Béjar, que fue responsable de Riesgos y de Real Estate en la entidad, es el único de los imputados del banco que decidió testificar. Durante estos meses ha habido otras salidas como la de Eduardo Arbizu e incluso se ha renovado el consejo de administración dando salida a miembros de la era de González, si bien el banco no las ha relacionado con el caso.

Para BBVA, la prioridad sigue siendo colaborar con la Justicia en el esclarecimiento de los hechos, ya que ha explicado que la investigación fundamental, la que prevalece sobre cualquier iniciativa, y la que debe dar con lo sucedido, es la de la Audiencia Nacional.

Normas
Entra en El País para participar