Así es la limpieza de 6.111 millones de euros en el balance de Repsol

Estados Unidos, Canadá, España, Argelia, Vietnam, Trinidad y Tobago y Colombia, entre los afectados

Josu Jon Imaz y Antonio Brufau en la junta de Repsol de 2019
Josu Jon Imaz y Antonio Brufau en la junta de Repsol de 2019

Repsol ha detallado este jueves al presentar sus cuentas anuales el desglose de los saneamientos que ha realizado por deterioro de activos en su balance. esos deterioros han supuesto un impacto bruto de unos 6.100 millones (4.849 millones después de impuestos) y han llevado a la compañía a sufrir unas pérdidas históricas de más de 3.800 millones.

Repsol explica que en 2019 se han consolidado dinámicas de medio y largo plazo en los mercados de gas y de petróleo que han llevado a revisar las expectativas de precios del crudo y especialmente del gas. "En particular, la abundante producción de gas en Norteamérica asociada a los yacimientos no convencionales (shale gas, gas asociado al tight oil) y nuevos descubrimientos de gas en otros lugares del mundo, las nuevas tendencias en los mercados globales de gas (desarrollo de proyectos GNL y demanda menos intensa, especialmente en China) y en el de petróleo (incremento de la producción y de las reservas mundiales a pesar de las políticas de restricción de oferta de la OPEP)", explica la empresa.

Junto a ello, Repsol destaca" la generalización de las políticas y compromisos públicos orientados a la descarbonización de la economía y, por tanto, a la restricción de uso de combustibles fósiles y al desarrollo de nuevas tecnologías alternativas, que impulsan la transición energética y supondrán una reducción de la demanda de productos de hidrocarburos a medio y largo plazo".

La compañía ha revisado por ello la senda de precios prevista para el crudo y el gas. En particular, Repsol calcula un precio del brent de 65 dólares por barril para este año, de 69 dólares para el próximo, que vaya subiendo progresivamente hasta 74 dólares en 2025, 81 dólares en 2030 y 87 dólares a partir de 2035.

Con los nuevos escenarios de precios y el ajuste de las tasas de descuento, Repsol ha registrado saneamientos totales por importe de 6.111 millones de euros (4.867 millones después de impuestos de los que 4.849 millones corresponden a esos nuevos escenarios de precios y entorno geopolítico relacionados con la descarbonización).

La mayor parte del ajuste se ha producido en exploración y producción, Upstream, con un ajuste de 5.694 millones en los activos y una minoración de 470 millones en activos por impuesto diferido.

De ellos, 3.572 millones corresponden a Norteamérica, "fundamentalmente en activos productores de gas en EE UU y Canadá como consecuencia de los menores precios previstos del gas y la revisión de los planes de negocio de los activos para dar respuesta al nuevo entorno".

En Latinoamérica se ajustan 414 millones, principalmente en Trinidad y Tobago, por los menores precios del gas, y en Colombia por el retraso del operador en los planes de desarrollo. En Europa, África y Brasil, otros 209 millones, principalmente en España por expectativas de reducción de la actividad y en Argelia por menores precios del gas.

Repsol reconoce que los nuevos escenarios de precios no permiten concluir favorablemente sobre la viabilidad comercial de determinados bonos y sondeos capitalizados, algunos de los cuales están además sujetos a incertidumbres geopolíticas, por lo que también ajusta 786 millones en activos exploratorios y en desarrollo, principalmente en Vietnam, Argelia y Papúa Nueva Guinea.

Además, ha ajustado 793 millones de fondo de comercio derivado de la compra de Talisman y se han minorado activos por impuesto diferido por otros 470 millones de euros dentro siempre del segmento Upstream.

Sin ajuste en refino ni comercialización

En cuanto al segmento Downstream, de refino y comercialización, no hay ajuste, según Repsol por la calidad de los activos y la capacidad de adaptación de los modelos de negocio a la nueva orientación estratégica. En este segmento en realidad lo que más pesa es una reversión del deterioro antes de impuestos de 229 millones de euros en el negocio de Gas & Trading en Norteamérica (principalmente la planta de regasificación de Canaport y los gaseoductos para el transporte de gas en Norteamérica) debido a la evolución prevista de los márgenes de comercialización del gas. Es decir, un mayor valor del activo. Sí que se han minorado los activos por impuesto diferido en 104 millones de euros.

Es decir, la valoración de las refinerías y de los activos de comercialización de Repsol resiste, según la compañía, los nuevos escenarios asumidos en el contexto de descarbonización y transición energética previsto, que implican una reducción de la demanda de productos petrolíferos y carburantes y un aumento del coste esperado de las emisiones de dióxido de carbono.

Normas
Entra en El País para participar