Así serán las viviendas en diez años

Los expertos proponen soluciones como el ‘coliving’, muebles robotizados y hogares con autoabastecimiento energético

Viviendas del futuro
Propuesta de diseño de vivienda de SPACE10.

Las previsiones hacen saltar alarmas. Según estimaciones de Naciones Unidas, en 2025 la población mundial alcanzará los de 8.500 millones de personas. Y en 2050 la cifra puede llegar a 10.000 millones. Demasiada población para un espacio cada vez más escaso. La pregunta que se hacen los expertos es cómo afrontarán las ciudades, los barrios y los hogares los retos que plantea la sociedad del futuro, y cómo repercutirán estos en el día a día de las personas. A estas cuestiones intenta dar respuesta Ikea en la exposición El hogar del mañana. ¿Cómo viviremos en 2030?, que se exhibe en el Palacio de Santa Bárbara hasta el 11 de febrero, con motivo del Madrid Design Festival.

En diferentes espacios se reúnen soluciones en las que la compañía, junto al laboratorio internacional de investigación SPACE10 e Ikano Bostad, la inmobiliaria creada por Ingvar Kamprad, también fundador de la multinacional sueca, ya están trabajando en materia de población, tecnología y sociedad, y que pasan por el autocultivo, los espacios compartidos, el suprarreciclaje o los sistemas de energía descentralizados.

En ello se está investigando, tal y como se anunció el pasado viernes durante la presentación, ya que el 40% de las áreas que serán urbanas en 2030 todavía no se han planteado y, por tanto, se puede actuar sobre ellas. “Queremos ahondar en lo que serán los hogares del futuro, un hogar que se concibe más allá de las estructuras de una casa tradicional y que abarca barrio, vecinos y servicios, entre otros”, comentó Evamaria Rönnegård, responsable de desarrollo en Inter Ikea Systems.

Propuesta de viviendas modulares en Medellín (Colombia)
Propuesta de viviendas modulares en Medellín (Colombia)

La exposición ha sido diseñada por el artista madrileño Luís Úrculo, que vive a camino entre la capital de España y México, y se vertebra a lo largo del jardín y seis de las salas del palacio isabelino como si de un viaje en el tiempo se tratase: la primera planta corresponde a 2020 y, a través de la escalera que simboliza dicho viaje, se accede a la segunda planta que corresponde a 2030. En ambas hay diferentes instalaciones artísticas para expresar desafíos y soluciones dentro de cada una de las grandes temáticas en las que se ha dividido la muestra: población, tecnología y sociedad.

Uno de los retos es configurar los espacios urbanos, con el fin de solventar la masificación de las ciudades, la falta de recursos naturales o el cambio climático. “Esta correlación vertical entre los dos niveles se traslada también al espacio físico mediante recursos diferenciados. Por ejemplo, abajo prescindimos de luz natural en las instalaciones para favorecer un ambiente reflexivo, mientras que arriba la luz baña los espacios para que inviten a la interactuación con el futuro y los elementos que allí nos esperan”, señaló Úrculo.

La falta de espacio en las ciudades hace que las viviendas se conciban con soluciones divididas por espacios que puedan ser compartidos con mobiliario robotizado. Hay propuestas modulares en las que en 80 metros pueden llegar a vivir dos familias. La sostenibilidad es otra de las grandes preocupaciones del planeta. Cada vez más, los hogares deben plantearse su propio abastecimiento de energía solar, así como el modo de alimentación y llevar estilos de vida más sostenibles para combatir el cambio climático.

Adiós al individualismo

Soledad. Las proyecciones demográficas estiman en los próximos años un crecimiento importante de la población en las grandes urbes, además de un envejecimiento de esta, falta de recursos naturales y precios de vivienda impredecibles. Por otra parte, las personas que viven en entornos urbanos, aunque están más conectadas que nunca, cada vez se sienten más solas, ansiosas y estresadas. Por ello, los expertos alaban los beneficios de vivir en comunidades que proporcionan a los ciudadanos una sensación de pertenencia, a la vez que les dan acceso a servicios como guarderías, huertos urbanos, gimnasio, transporte o venta minorista.

Normas
Entra en El País para participar