Operaciones corporativas

Siemens Gamesa se dispara un 5,6% en Bolsa tras la venta de Iberdrola

OHL ha caído un 2,77% después de las alzas del martes; la asociación de minoritarios tratará de que Siemens lance una

Siemens Gamesa y OHL Pulsar para ampliar el gráfico

El mercado ha aplaudido con fuerza el fin de la guerra entre Siemens e Iberdrola a cuenta de Gamesa. La corporación alemana anunció el martes la compra del 8,07% que tenía la eléctrica en el fabricante de aerogeneradores por 1.100 millones, a 20 euros por acción. El precio desembolsado supuso una prima del 27%, lo que animó las alzas en Bolsa en la sesión de ayer.

 Las acciones de Siemens Gamesa sumaron un 5,6%. Se quedaron lejos del precio desembolsado por Siemens, en los 16,67 euros. Las esperanzas del accionista minoritario de que el gigante germano sea tan generoso con él como lo ha sido con Iberdrola son escasas.

OHL 0,59 -1,90%
SIEMENS GAMESA 17,19 4,31%

En diciembre de 2016, la CNMV permitió considerar la toma de Gamesa por la división de renovables de Siemens como una fusión sobre la base de un “interés industrial”. El supervisor condicionó esta decisión a un amplio “mantener la estructura” de la compañía. En virtud a esta operación, Siemens controlaba el 59% de la compañía e Iberdrola tenía el 8,07%. El resto cotiza libremente en Bolsa.

Fuentes del supervisor indican que no prevén revertir la decisión de 2016 y obligar a Siemens a lanzar una opa y ofrecer 20 euros a los accionistas de Gamesa. Fuentes jurídicas coinciden en señalar que el momento para iniciar acciones legales por los minoritarios “ya pasó”. En cualquier caso, la asociación de accionistas minoritarios (Aemec) se personó ayer en la junta de accionistas de Siemens para trasladar su malestar. Un portavoz de la asociación indicó además a CincoDías que se plantean diversas acciones –entre otras acudir a los Tribunales– para hacer valer los derechos de los minoritarios, al considerar que la venta de Iberdrola y los planes de Siemens por sacar a Bolsa toda su división energética (que incluye a Gamesa) finiquitan ese proyecto industrial.

Distinto es el caso de OHL. La familia mexicana Amodio condiciona su acuerdo con Villar Mir y la toma de la constructora a que la CNMV les exima de lanzar una opa. Sus títulos, que el martes sumaron un 4,29%, cerraron ayer con pérdidas del 2,7%.

Los expertos consultados apuntan a que los minoritarios de OHL tienen en este caso alguna posibilidad más de hacer valer sus derechos y exigir una opa. Todo pasa por incentivar el activismo accionarial en el capital de la constructora y presionar así a la CNMV para evitar una fusión sin la posibilidad de que vendan los minoristas. Los Amodio invocan la letra “g” del artículo 8 del decreto de opas, que abre la puerta a no lanzar una oferta si se justifica un objetivo industrial.

Normas
Entra en El País para participar