Movilidad

Cabify entra en rentabilidad por primera vez y se adelanta a Uber y Lyft

La compañía obtiene un beneficio bruto de explotación (ebitda) de 2,7 millones de euros

Juan de Antonio, fundador y CEO de Cabify.
Juan de Antonio, fundador y CEO de Cabify.

Cabify, la plataforma de movilidad española, presume hoy de haber alcanzado un hito: convertirse en la primera gran empresa de movilidad como servicio que consigue beneficio operativo. La compañía se adelanta a Uber y Lyft y asegura que en el último trimestre de 2019 obtuvo por primera vez a nivel consolidado un ebitda (beneficio antes de impuestos, intereses, amortizaciones y depreciaciones) positivo de tres millones de dólares (2,7 millones de euros).

El unicornio español, valorado en 1.400 millones de dólares, alcanzó en el conjunto del año un ingreso neto, una vez detraídos el pago a proveedores de flotas de vehículos y otros operadores como taxistas, de 104 millones de dólares (94 millones de euros), un 11% por encima del ejercicio anterior. La firma gestionó en ese periodo trayectos por valor de 708 millones de dólares (642 millones de euros). Sus ingresos netos en el último trimestre fueron de 29 millones de dólares (26,3 millones de euros).

"Nuestro Ebitda positivo refuerza nuestra independencia permitiéndonos aumentar nuestro impacto a largo plazo y, sin duda, marca diferencias con el resto de los grandes competidores", asegura el fundador y CEO de Cabify, Juan de Antonio. El directivo remarca que con los resultados presentados cierran un ejercicio que "confirma la sostenibilidad de nuestro modelo de negocio". 

El director financiero de la compañía, Juan Ignacio García, añade que Cabify se está dirigiendo hacia la senda de la rentabilidad, "en contraste con el resto del sector, enfocándonos en aquellos segmentos de negocio y mercado más valiosos desde el punto de vista de margen. Nuestro reto en 2020 es reforzar esta estrategia de sostenibilidad financiera", insiste. Desde la compañía se apunta que la esperada salida a Bolsa de la plataforma sigue siendo una opción para impulsar un crecimiento más rápido, pero sostienen que en este momento no es una necesidad.

A diferencia de la plataforma española, Uber lleva diez años dando pérdidas, aunque es cierto que esta compañía ha diversificado mucho sus negocios entrando en hacia el mundo de los patinetes, el reparto de comida a domicilio o la conducción autónoma. La compañía estadounidense registró unas pérdidas netas en el tercer trimestre de 1.200 millones de dólares y su ebitda superó los 1.000 millones, según publica Financial Times, a quien De Antonio ha concedido una entrevista.

Cabify, que da empleo hoy a más de 1.000 personas y opera en España y 10 países latinoamericanos, cuenta entre sus inversores con Rakuten (que controla el 40% de la sociedad) y el fondo Seaya Ventures (con en torno al 10%). Los empleados de la plataforma tienen alrededor del 25%.

En 2019, la plataforma de movilidad integró en su aplicación las operaciones de Easy, una de las mayores aplicaciones de prestación de servicios de movilidad en taxi de América Latina, que en 2017 se incorporó al grupo empresarial. Los responsables de Cabify también destacan el papel que ha tenido el centro tecnológico de la compañía, en su sede de Madrid, durante el pasado año e indican que será mayor a lo largo de 2020. De hecho, la compañía señala al FT que el uso de la tecnología ha sido clave en su éxito, al permitir utilizar los descuentos y subsidios de forma más efectiva. 

Entre los logros tecnológicos que la compañía ha completado en 2019 destaca el desarrollo de nuevos soportes para la multimovilidad (taxis, vehículos ejecutivos, patinetes y motos eléctricas), con diversas mejorar en la seguridad. La compañía cuenta con más de 33 millones de usuarios registrados en todo el mundo y más de 200.000 conductores colaboradores. 

Normas
Entra en El País para participar