El mercado y la falta de grandes operaciones restan volumen a los préstamos sindicados

El importe cae un 20,6% y se sitúa en el nivel más bajo desde 2016

Préstamos Pulsar para ampliar el gráfico

El mercado de préstamos tuvo una caída en 2019 del 20,6% en cuanto a importe, al pasar de los 94.536 millones de 2018 a los 75.043 millones, según datos de Refinitiv. Se trata de la cifra de volumen más baja de los últimos tres años, aunque el número de operaciones se mantiene por encima de las 200; concretamente, se ejecutaron 239, un 6% menos que en el ejercicio anterior.

Los sectores más dinámicos fueron energía, infraestructuras, servicios públicos, telecomunicaciones e inmobiliario.

Detrás del recorte del volumen está de nuevo la política expansiva del Banco Central Europeo (BCE). Pero Antonio García Méndez, responsable global debt financing para Iberia de Banco Santander, matiza que “el resultado no es tanto por el impacto directo sobre los tipos de los préstamos sindicados, sino por la competencia del mercado de bonos, donde nuevamente las compañías españolas han vuelto a obtener financiación en condiciones históricas, que han motivado a muchas a cubrir sus necesidades en el mercado de capitales”.

Otros factores que han pesado sobre el balance han sido el Brexit, la tensión comercial entre Estados Unidos y China y la desaceleración económica en algunos países.

Hay una fuerte apuesta por la financiación con criterios sostenibles

En cuanto a la situación particular de España con la celebración inédita de dos elecciones generales, Emilio López-Fernández, responsable de préstamos corporativos para España y Portugal de BBVA, destaca que “no ha impedido que fondos como Blackstone hayan entrado con fuerza en el mercado nacional, especialmente en el sector inmobiliario (Testa, Hispania), y que los private equity fueran muy activos durante todo el ejercicio”.

A nivel general, CaixaBank destaca la elevada liquidez, la positiva evolución de las Bolsas y los buenos fundamentales de la mayoría de las empresas, excepto en las automovilísticas, lo que“ha hecho que el mercado haya gozado de buena salud por parte de los inversores”. Sin embargo, la entidad ha percibido “cierta cautela a la hora de llevar a cabo operaciones que suponían mayor endeudamiento, y eso ha afectado al volumen”.

En cuanto a plazo e intereses, Daniel Martín Haas, director de préstamos de Bankia, explica que “los bajos tipos de interés y la abundante liquidez bancaria han sido beneficiosos para las empresas que han decidido extender préstamos o incluso refinanciarlos, asegurándose así un coste financiero competitivo para los próximos años”.

CaixaBank añade que algunas entidades han aprovechado para convertir la financiación en sostenible o verde.

Perspectivas para 2020

El entorno continúa siendo favorable y marcado por una alta liquidez. “Las políticas monetarias expansivas de los bancos centrales han ayudado a mantener una liquidez bancaria abundante con unos precios muy bajos. Cualquier cambio tendría un efecto rebote en el fondeo de los bancos, que posiblemente contagiaría al mercado de préstamos sindicados”, dice Josep Buades, director de banca corporativa de MUFG Bank.

CaixaBank argumenta que “hay prácticamente unanimidad en que será un año de fuerte apuesta por la sostenibilidad no solo desde el punto de vista de las acreditadas, sino también del lado financiero y regulador, para potenciar este tipo de préstamos”.

Las primeras transacciones del año se centrarán en proyectos vinculados a la fibra

Andrew Mason, responsable de sindicaciones de Citi para Europa, Oriente Medio y África, tiene una percepción neutral, “si no se produce un gran problema macroeconómico o geopolítico”. “En el caso de que hubiera una gran conmoción, y dado el entorno de precios históricamente bajos que existe, esperaríamos que los precios aumentaran eventualmente como respuesta”, añade.

Emilio López-Fernández, por su parte, anticipa más financiación nueva “para inversiones y adquisiciones que en 2019”. Cree que algunos factores podrían afectar a la estabilidad de los mercados de deuda, como la tensión entre EE UU y China o el conflicto con Irán. “La mayor resiliencia del mercado de préstamos frente al de bonos, en un contexto de mayor volatilidad, podría alterar la balanza entre uno y otro para los emisores recurrentes”, apunta.

Carlos Soriano, director de sindicación en España de Société Générale, adelanta dónde se concentrará la actividad: “En los primeros meses esperamos que se materialicen transacciones en los sectores de tecnología y telecomunicaciones, especialmente en proyectos vinculados a la fibra”. Igualmente, hay altas expectativas en las inmobiliarias y renovables.

“Continuaremos con cierta actividad en el ámbito de la refinanciación de deuda corporativa y de financiación en general”, resume Soriano.

Radiografía de la actividad sectorial

Líderes. El ranking sectorial en el mercado de préstamos estuvo encabezado en 2019 por las utilities, acaparando 45 operaciones, y las inmobiliarias, con otras 24. De esta forma, tal y como señalan desde Santander, la construcción perdió por segundo año consecutivo el liderato en el número de transacciones, quedando relegada a la tercera posición.

Sostenibilidad. BBVA indica que en el pasado año se formalizaron operaciones sostenibles “más allá de los sectores obvios (energético), como son los que se encuentran en plena transición, que es el caso del hotelero”. Meliá, Grupo Piñero y Beach Box Ibiza-Hotel Six Senses Ibiza protagonizaron la actividad.

Reactivación. Desde 2016 las operaciones de refinanciación se estaban reduciendo en favor de las corporativas. En 2019 esta tendencia se ha estabilizado por la ausencia de grandes transacciones, pero CaixaBank espera que revierta en 2020 ante un mayor apetito inversor, los bajos costes de financiación, la abundante liquidez en los mercados y unas expectativas positivas de crecimiento empresarial.

Normas