El precio de la vivienda de segunda mano baja tras cuatro años de subidas

Las casas usadas se depreciaron un 1,3% en diciembre, según Fotocasa, y las caídas afectaron tanto a Madrid capital como Barcelona

Una vivienda en venta en Madrid.
Una vivienda en venta en Madrid.

El mercado residencial de segunda mano empezó a final del año pasado a deshincharse, aunque de forma de tenue. Por primera vez en cuatro años, el precio de la vivienda usada en España bajó en diciembre un 1,3%, según los datos publicados este jueves por el portal inmobiliario Fotocasa, en base a los precios de oferta. Ello supone el primer descenso tras 38 meses consecutivos de subidas –desde noviembre de 2015– y evidencia la tendencia de desaceleración que está viviendo el mercado inmobiliario y que se prolongará a lo largo de este año, en el que los expertos estiman que los precios podrían tocar techo.

Los datos que evidenciaban una notable ralentización de los precios tras tres años de fuertes incrementos se venían registrando ya en los últimos meses. Desde abril de 2019, los repuntes interanuales habían ido bajando poco a poco y ya en noviembre prácticamente se estancaron respecto al mismo mes de 2018, con tan solo un avance del 0,1%.

Para este 2020 que acaba de arranca, el director de Estudios y Formación de Fotocasa, Ismael Kardoudi, prevé que el precio de la vivienda de segunda mano “vaya fluctuando con pequeñas subidas y bajadas” interanuales, aunque descarta que se produzcan grandes variaciones y calcula que la tendencia será hacia la estabilización.

Cataluña, la comunidad que lideró la recuperación del mercado residencial hace ya cuatro años, es la que sufre el mayor frenazo. Allí los precios de la casas usadas cayeron un 5% en diciembre respecto al mismo mes de 2018. Le siguen otras regiones con mercados muy poco dinámicos, como Galicia (-2,7%), Castilla y León (-2,3%) o Castilla-La Mancha (-1,7%).

Con todo, 12 de las 17 comunidades autónomas siguieron encareciéndose en el último mes del año, lideradas por tres que ya cuenta con mercados residenciales especialmente tensionados: Baleares (9,9%), Canarias (5,6%) y Madrid (5,1%).

Por segundo año consecutivo, Madrid se situó en 2019 como la comunidad con la vivienda de segunda mano más cara, con 3.030 euros el metro cuadrado, desbancando al País Vasco, tras 13 años liderando el ranking y que se sitúa ahora en segundo lugar con 2.799 euros. Le siguen Baleares y Cataluña, con 2.784 euros y 2.416 euros, respectivamente.

Kardoudi insiste en que la gran heterogeneidad del mercado residencial en España hará que los precios se sigan moviendo a varias velocidades, según las regiones, con algunas, como Cataluña, donde “ya han tocado techo y se esperan caídas”, y otras, como Madrid, “en que la tensión en los precios todavía va a seguir durante este año”.

El cambio de tendencia se evidencia especialmente en las dos mayores ciudades del país: tanto en Madrid capital como en Barcelona, las casas de segunda mano se abarataron un 1% y un 5,9% en el último mes de 2019, tras cuatro y cinco años de subidas, respectivamente lo que, según Fotocasa, supone “un gran cambio de paradigma”.

Normas
Entra en El País para participar