A Spotify ya no la engañas: tendrás que registrarte en el domicilio de quien te invita a su plan familiar

A Spotify ya no la engañas: tendrás que registrarte en el domicilio de quien te invita a su plan familiar

Los cambios comenzaron a principios de año.

Spotify y Netflix han empezado una guerra sin cuartel contra todos aquellos usuarios que aprovechan la posibilidad de compartir gastos de la cuota mensual con otros amigos, y por eso quieren imponer algún tipo de restricción, ya que piensan que por esas prácticas están perdiendo ingresos de suscripciones que podrían tener activas y ahora no lo están.

En el caso de Spotify, esa picaresca llega a través del plan familiar, esa suscripción que cuesta 14,99 euros y que es válida para un máximo de seis miembros, lo que cubre a familias de hasta cuatro hijos, o cinco, si solo hay un padre/madre o tutor. Es a través de ella por lo que Spotify cree que se le están escapando los ingresos, ya que muchos usuarios la utilizan para pagar apenas 2,5 euros al mes por acceder a su servicio.

Localización del alta de la suscripción

Para evitar ese problema, Spotify ideó una primera medida, que fue la de tener que escribir cada usuario la dirección postal de su cuenta y comprobar si coincidía con la del titular de la tarifa familiar. Si no lo hacía, teníamos un problema pero, como ocurre con todo, rápidamente todos los usuarios se dieron cuenta y supieron cómo saltarse ese control.

Ahora ha llegado la segunda parte de esa primera medida: no solo tenemos que introducir la misma dirección que la del titular de la tarifa familiar, sino estar físicamente en ese punto GPS para verificarlo. De ahí que, cuando invitamos a un nuevo miembro a la tarifa le aparezcan los menús que podéis leer justo aquí debajo.

Spotify alta en el plan familiar.
Spotify alta en el plan familiar.

Ahora, al enviar la invitación, el nuevo usuario comprobará que Spotify le pide activar la localización GPS e introducir la dirección en la que nos encontramos. Si no estamos físicamente en la casa del titular de la tarifa, no podremos completarla por lo que será imposible acceder al contenido de pago y nos quedaremos con una cuenta free.

Además, como podéis leer en los mensajes de las capturas que tenéis más arriba, Spotify no oculta sus intenciones y habla de que "Utilizamos los servicios de ubicación para comprobar si vives en el mismo domicilio que la persona que te haya invitado al Plan Familiar". Más claro agua. De esta forma la plataforma ataja de raíz cualquier uso que se pueda hacer revendiendo la suscripción a personas que no conocemos y que nunca jamás pisarán nuestra casa.

Hay que decir que este proceso de verificación proceso es obligatorio y no se puede saltar. Si no lo haces de esta forma, no podrás acceder a la suscripción de ninguna de las maneras ni pertenecer a ese plan familiar.

Normas
Entra en El País para participar