Trump alza la bandera blanca: China ya no manipula su moneda

El yuán ya se cambia por debajo de las 7 unidades por dólar, nivel en el que EE UU lanzó la primera alerta

Guerra comercial
Un billete de 100 dólares frente a uno de 100 yuanes.

El Gobierno de Donald Trump ha decidido sacar a China de la lista de países manipuladores de divisas, en la que llevaba desde el pasado mes de agosto, un paso que es visto como un acercamiento más para poner fin a la guerra comercial, dos días antes de que ambos países firmen la primera fase del acuerdo, que supone un alto al fuego en el conflicto. 

El Departamento del Tesoro llevará a cabo este cambio en un informe semianual, que saldrá a luz próximamente, después de que su publicación se haya ido retrasando por la firma de pasado mañana. 

En agosto, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, fue el primero en tachar a China de manipulador de divisas, un movimiento que elevó el conflicto comercial entre ambos Estados. Entonces, el Gobierno chino depreció el yuán, con el objetivo de contrarrestar el impacto negativo que las sanciones comerciales impuestas por EE UU, y lo colocó en las siete unidades por dólar. Su precio, no obstante, no se quedó ahí y la divisa china llegó a tocar máximos en septiembre, en las 7,17 unidades por billete verde, un nivel que no tocaba desde 2008. En la actualidad, un dólar se cambia por 6,89 unidades.

Ahora que el acuerdo comercial parece encarrilado, EE UU ha decidido eliminar esta acusación. No obstante, el Gobierno americano llegó a plantear el mantenimiento de esta consideración y ofrecer un seguimiento de la moneda con la posibilidad de sacar a China de la lista en agosto de 2020. 

La presión internacional también ha podido jugar en favor del país asiático en este sentido. En septiembre, el Fondo Monetario internacional (FMI) afirmó que el yuán estaba valorado de forma adecuada y no había evidencias de manipulación. 

Además, China no ha cumplido en ningún momento las condiciones establecidas en 2015 por la ley estadounidense para considerar que un país esté manipulando su moneda. Para poder designarla como tal, Mnuchin recurrió a una ley comercial de 1985 que incorpora una definición más laxa de lo que es manipular una divisa.

Normas