Luca de Meo, el visionario que todos echarán de menos en Seat

El directivo italiano, muy popular en el sector, deja tras cuatro años el grupo Volkswagen para negociar su fichaje por Renault

Luca de Meo, el visionario que todos echarán de menos en Seat Ampliar foto

Renault lleva algo más de un año en busca de jefe, después de la caída en desgracia de Carlos Ghosn en noviembre de 2018. Primero optó por colocar un dúo de franceses al frente, Jean-Dominique Senard como presidente y Thierry Bolloré como consejero delegado, y en octubre destituyó a este último para nombrar a Clotilde Delbos como CEO interina. Ahora parece cada vez más seguro que el elegido para el puesto permanente será Luca de Meo (Milán, Italia, 1967), que era hasta el martes presidente de Seat, a la que ha dado la vuelta en cuatro años y donde todos le echarán de menos.

Coqueto y con gran sentido del humor, está muy bien considerado en el sector, especialmente por su visión de futuro. Le apasiona la movilidad y su relación con las nuevas tecnologías: en Seat ha potenciado la colaboración con las startups y ha creado un laboratorio de nuevas ideas. Antes del cambio de planes, iba a presidir a partir de este mes Anfac, la patronal española del automóvil.

Su entusiasmo por los coches surgió a los siete años, cuando vivía con su familia en Costa de Marfil. Un piloto de Fiat que competía en un rally local y que se alojaba en su casa (el padre de Luca, banquero, trabajaba indirectamente para la automovilística) le montó en su Lancia Fulvia 1.6 HF.

Pero no todo son los coches. Casado y con hijos, De Meo odia las cenas de trabajo (es el tiempo que reserva a su familia). Vive en el centro de Barcelona: si hay atasco, trabaja en el coche (en la tableta o el móvil: ya no usa ordenador) mientras conduce su chófer. Le apasiona la música electrónica: participó en la creación del Locus Festival en Locorotondo (Italia), y es un entusiasta del Festival Sónar y del Primavera Sound, ambos de la Ciudad Condal. Dice que si le sale mal su carrera en el motor se dedicará a pinchar discos.

Entre las instituciones a las que sigue en Linkedin abundan los museos: el Metropolitan Museum of Art y el Museum of Modern Art (MoMA), ambos de Nueva York, el Guggenheim y la galería nacional de arte británico, Tate. También es un ávido coleccionista de relojes y zapatillas, y le gusta la comida japonesa y el sake.

De Meo se licenció en Administración y Dirección de Empresas por la Università Commerciale Luigi Bocconi de Milán. Su tesis fue una de las primeras de Italia en examinar la ética empresarial. Desde 2010, es profesor visitante en la SDA Bocconi School of Management, y en 2017 fue nombrado Alumno del Año Bocconi.

Después han venido casi 30 años en el sector de la automoción. Empezó su carrera en Renault, en marketing de producto, allá por 1992, antes de incorporarse a Toyota Europa cinco años después. En la firma japonesa fue director general de planificación de producto para los modelos Yaris y Lexus.

Después de otro quinquenio, fichó por Fiat, donde fue jefe de las unidades de negocio Lancia, Fiat y Alfa Romeo; CEO de la marca deportiva Abarth, que resucitó; y director de marketing del grupo. Lanzó con éxito el icónico y revolucionario modelo Fiat 500 y el Lancia Ypsilon. En esa etapa pudo volver a sentarse sobre el Lancia Fulvia de su infancia. Muy futbolero, y a pesar de ser milanés, es seguidor de la Juventus de Turín, el equipo de los dueños de Fiat, los Agnelli. Su otro equipo es el Barcelona.

De Meo, que habla italiano, inglés, francés, alemán, español y catalán, se incorporó al grupo Volkswagen en 2009, como director de marketing de la marca Volkswagen y del grupo. A esos tres años de mandato la Universidad de Harvard (Cambridge, Massachusetts) les dedicó un caso de estudio en 2013. Luego pasó a dirigir las ventas y el marketing de Audi. También fue vicepresidente de la marca prémium durante tres años, así como miembro de los consejos supervisores de Lamborghini y de la marca de motos Ducati.

En noviembre de 2015 llegó a Barcelona para reflotar Seat, a la que ha llevado a sus récords históricos financieros y de ventas. Ha creado Cupra, la marca deportiva, y el laboratorio de innovación sobre movilidad Metropolis: Lab Barcelona; era además el administrador de Xmoba, la filial de servicios de movilidad, y presidente del consejo de administración de Volkswagen Group Spain Distribution, así como el máximo representante del grupo Volkswagen en España.

Seat, de la mano de De Meo, tenía encomendado el desarrollo de la estrategia de servicios de electromovilidad del grupo, así como impulsar el coche eléctrico más pequeño del grupo, a fin de llegar a todos los bolsillos. La visión del futuro del directivo italiano es que las automovilísticas venderán coches, pero también kilómetros, es decir, alquilarán vehículos para transporte urbano, que tendrán que diseñarse específicamente para ese objetivo.

De su interés por las nuevas tecnologías da fe que hasta ahora era miembro del consejo asesor de Barcelona Tech City, una asociación de 800 empresas y startups locales de la ciudad. Era asimismo embajador de Start4big, iniciativa de Aigües de Barcelona, CaixaBank, Naturgy, Seat y Telefónica para buscar nuevas empresas que desarrollen herramientas útiles para problemas comunes.

Además, las personas a las que sigue en Linkedin están relacionadas con ese sector: la ingeniera Hessa Al-Jaber, ministra de Información y Comunicaciones de Qatar; Andreas von der Heydt, director de captación de talento de Amazon, y Jeff Weiner, el CEO de la propia red social profesional de Microsoft. También es fan del escritor y motivador inglés experto en liderazgo Simon Sinek. En el sector destacan que De Meo hace crecer y prosperar a la gente de su confianza; pero su popularidad se extiende a los trabajadores, de lo cual dio fe Matías Carnero, presidente del comité de empresa de Seat, al conocer el martes su cese, realizado a petición del propio De Meo y de mutuo acuerdo: “Es una gran putada. Ha dado la frescura, la juventud y el entusiasmo que ningún otro presidente ha dado a la marca”.

Esa pasión podrá ponerla, si se confirma su fichaje, en Renault, que se enfrenta a los mismos difíciles retos que el resto de la industria. Para De Meo, será una etapa más del rally.

Normas
Entra en El País para participar