Javier Sánchez-Prieto, favorito para tomar las riendas de Iberia tras dirigir Vueling

Los directores comercial y financiero de Iberia, también en las quinielas

Los consejeros delegados de Vueling e Iberia, Javier Sánchez-Prieto y Luis Gallego, respectivamente, junto al CEO de IAG, Willie Walsh, durante un acto promocional de Level.
Los consejeros delegados de Vueling e Iberia, Javier Sánchez-Prieto y Luis Gallego, respectivamente, junto al CEO de IAG, Willie Walsh, durante un acto promocional de Level.

IAG se ha reservado por el momento el nombre del sucesor de Luis Gallego al frente Iberia. Y es que, el relevo de Willie Walsh como primer ejecutivo del holding va a motivar un baile de sillones aguas abajo, en distintas aerolíneas del grupo. El favorito a tomar el cargo es español.

En el entorno del holding se da a Javier Sánchez-Prieto como principal candidato a dirigir Iberia, aunque no hay certificación oficial sobre una decisión al respecto. Quien ocupa el puesto de primer ejecutivo de Vueling desde abril de 2016, ya fue director Financiero y de Planificación Estratégica de Iberia entre 2013 y su marcha hacia la aerolínea catalana.

Quien ocupa el puesto de primer ejecutivo de Vueling desde abril de 2016, ya fue director Financiero y de Planificación Estratégica de Iberia

Sánchez-Prieto figura en el comité de dirección de IAG, conoció a la Iberia en crisis y participó decididamente en su reestructuración, con la puesta en marcha del Plan de Transformación junto al presidente Luis Gallego.

Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid e ingeniero técnico aeronáutico por la Universidad Politécnica de Madrid, el hoy consejero delegado de Vueling también estuvo presente en el lanzamiento de Iberia Express en 2012.

Esta figura que suena como relevo de Luis Gallego se ha forjado en los últimos años entre fuertes crisis y crecimiento. Recién llegado a Vueling tuvo que afrontar un caos operativo de su compañía en Barcelona-El Prat; un año después su empresa capeó las dificultades de la huelga del personal de seguridad del aeropuerto barcelonés, y posteriormente ha sido el conflicto laboral en el control aéreo francés el que ha puesto a prueba la flexibilidad de Vueling.

Con todo, la low cost lidera el tráfico en El Prat y cerró 2019 con 34,6 millones de pasajeros, un 5,6% por encima de la cifra de 2018.

Una eventual vuelta de Javier Sánchez-Prieto a Madrid, cuentan las fuentes consultadas, dejaría un vacío en Vueling para el que también hay favoritos: el director de Planificación Estratégica y Finanzas de Iberia, José Antonio Barrionuevo, y el propio consejero delegado de Level, Fernando Candela. El nombramiento de este último podría ir de la mano de un proyecto de integración de las low cost Vueling y Level.

Promoción interna

En Iberia suenan con fuerza otros dos directivos con posibilidades de ascenso. El director Comercial, Marco Sansavini, ha sido la sombra del presidente Gallego en su proyección exterior. Este italiano licenciado en Económicas y máster en IMD (Lausanne), lidera la estrategia comercial de Iberia desde 2012. Antes había sido director de estrategia y vicepresidente de Ventas de Alitalia, y ocupó la dirección comercial de Air France-KLM para Europa y Norte de África, y la vicepresidencia de negocio.

El propio José Antonio Barrionuevo, licenciado en Administración y Dirección de Empresas por ICADE, máster en Administración y Leyes en el ámbito del negocio y MBA en el programa Insead en Francia y Singapur, también está entre los presidenciables.

Barrionuevo ocupa la dirección de Planificación Estratégica y Finanzas desde 2013 y pasó previamente por McKinsey, Deutsche Bank y JP Morgan. En los últimos meses de 2018 participó activamente en la compra de Air Europa junto al presidente.

Luis Gallego, el milagro de la reconversión pacífica

Luis Gallego, presidente y consejero delegado de Iberia.
Luis Gallego, presidente y consejero delegado de Iberia.

Cuando Luis Gallego (Madrid, 1966) habla de su trayectoria suele comenzar por la niñez. El destino le reservaba un lugar en la aviación, con su padre y sus tíos trabajando en CASA y él creciendo en Getafe, a un paseo de la fábrica.

Pero el presidente de Iberia también puso de su parte. Estudió Ingeniería Aeronáutica en la Politécnica de Madrid, formación que complementó con un máster PDD en IESE. Y antes de ser el hombre que toma las decisiones en Iberia, conoció las tripas del negocio.

Formó parte del servicio de formación del Ejército del Aire; trabajó en Aviaco y en Indra, y en 1997 dio el salto a Air Nostrum, un paso decisivo en su carrera.

En la aerolínea ocupó distintas posiciones hasta 2006, incluyendo la dirección técnica de mantenimiento. Fichó por Clickair como jefe de producción hasta la fusión con Vueling. Gallego destacaba entre un grupo de jóvenes directivos que estaban introduciendo el low cost en España. En la firma catalana fue director de producción, con responsabilidad sobre vuelo, instrucción, calidad y seguridad, o mantenimiento.

Fundó Iberia Express y pasó a Iberia el 27 de marzo de 2013. Siete años después dejará la aerolínea que, nadie discute, ha conducido hacia una reconversión sin conflicto. Casi un milagro.

Willie Walsh, la forja de IAG desde la reestructuración de Iberia

Willie Walsh, consejero delegado de IAG.
Willie Walsh, consejero delegado de IAG.

Considerado junto a su amigo de juventud Michael O’Leary como uno de los viejos rockeros del sector aéreo, Willie Walsh se marcha a los 58 años. No falta quien habla de un duro desgaste tras décadas vinculado a la aviación, pero también se apunta a la costumbre anglosajona de la retirada de los puestos de alta dirección mucho antes de lo que marca la tradición mediterránea.

Walsh anunció en noviembre su intención de salir, solo unos meses después de que O’Leary hiciera público que dejaba la primera línea de acción en Ryanair. La marcha del forjador de IAG parece haberse adelantado bastantes meses.

Durante años, el consejero delegado fue visto entre la plantilla de Iberia como un corsario, el demonio hecho directivo. Su posición férrea a favor del ajuste en 2013 en Iberia, e incluso sus choques con la entonces ministra de Fomento Ana Pastor, forjaron el personaje.

El posterior desempeño de Iberia, y de la propia IAG, han acabado por consolidar una figura que goza de notable reconocimiento en la industria.

Quien entró en contacto con el sector como piloto cadete de Aer Lingus en 1979, lo ha sido todo en la firma irlandesa y en British Airways, a la que reactivó como CEO entre 2005 y 2011. La IAG actual no se entiende sin su concurso.

Normas
Entra en El País para participar