Javier Sánchez-Prieto

El nuevo piloto de Vueling

Formado como Ingeniero técnico aeronáutico y dedicado a la dirección financiera en los últimos años, Javier Sánchez-Prieto dirigirá la aerolínea de IAG de referencia en El Prat

Caricatura del nuevo consejero delegado de Vueling, Javier Sánchez-Prieto.
Caricatura del nuevo consejero delegado de Vueling, Javier Sánchez-Prieto.

El movimiento de sillas en el grupo de aerolíneas IAG continúa cubriendo los huecos que han quedado vacantes con los nombramientos de los últimos meses. Así, Álex Cruz, que se convertirá en consejero delegado de British Airways esta primavera, ya tiene sustituto al frente de la compañía de bajo coste Vueling. El elegido es Javier Sánchez-Prieto (1969), hasta ahora director financiero de Iberia, puesto en el que ha afrontado la reestructuración que ha vivido la compañía en los últimos años.

Ingeniero técnico aeronáutico titulado la Universidad Politécnica de Madrid y licenciado en Empresariales por la Universidad Complutense, Sánchez-Prieto es uno de esos directivos que conoce las aerolíneas desde abajo. Su carrera comenzó en los hangares de Air Nostrum y, pese a la estrecha relación que ha mantenido siempre con el sector, lo abandonó durante algunos años en los que ocupó diferentes puestos en la compañía de materiales de construcción Uralita. Allí asumió responsabilidades dentro del área de estrategia y trabajó como director general de los negocios de fibrocemento y tejados, ambos inmersos en procesos de profunda transformación.

En 2010 regresó al mundo de las aerolíneas de la mano del proyecto de puesta en marcha de la compañía de bajo coste Iberia Express, con responsabilidad sobre las áreas de planificación estratégica, finanzas, compras, sistemas, flota, recursos humanos y asesoría jurídica. Con la low cost ya en funcionamiento, ejerció como director financiero durante un año hasta que se incorporó a Iberia en ese mismo cargo.

En ese recorrido, en el que ahora dará un siguiente paso con su incorporación a Vueling, resulta determinante la buena relación que Sánchez-Prieto tiene desde la juventud con el actual presidente de la compañía, Luis Gallego. Con él comparte año de nacimiento, una trayectoria que empezó en los talleres y luego pasó a los despachos y también su pasión por el Real Madrid.

Tiene fama de ser serio en el trabajo y de no casarse con nadie, pero ello no le impide ser conocido también por su buen sentido del humor

“Javier tiene una excelente trayectoria en Iberia y ha desempeñado un papel clave en el retorno a la rentabilidad de la compañía”, asegura el consejero delegado de IAG, Willie Walsh, en el comunicado que da cuenta del nombramiento de Sánchez-Prieto. Walsh también afirma estar convencido de que el español continuará con el gran progreso realizado por Vueling en los últimos años. “La aerolínea se ha expandido de forma rentable en Europa y, al mismo tiempo, ha continuado centrada en mantener una baja estructura de costes. Javier desarrollará esta estrategia y se asegurará de que Vueling siga siendo una aerolínea dinámica e innovadora”, afirmaba el responsable del grupo que, según consideran en el sector, parece dejar claro una vez más su preferencia por los directivos que conocen a fondo el mundo de las aerolíneas por encima de los que se han dedicado solo a los despachos.

A Javier Sánchez-Prieto, al que describen en su entorno como enérgico y dinámico, cumple con ese requisito y con el del espíritu de equipo que se expande por IAG. Dicen en Iberia que es alguien que se esfuerza por hacerse entender y que procura ser muy didáctico a la hora de realizar sus presentaciones: intenta que sus equipos entiendan qué se hace en cada momento y por qué.

El nuevo presidente de la que se ha convertido en poco más de una década de vida en la compañía de referencia del aeropuerto de Barcelona-El Prat también tiene fama de ser serio en el trabajo y de no casarse con nadie, pero esa rectitud no le impide ser conocido por su buen sentido del humor.

Acostumbrado desde hace tiempo a moverse en la alta dirección corporativa, será la primera aventura de este ejecutivo como cara más visible de una empresa, lo que probablemente le robará tiempo para dedicarle a sus tres hijos y a sus aficiones entre las que se encuentra el esquí.

“Es una gran satisfacción haber sido nombrado para liderar Vueling. La compañía tiene un equipo fuerte y altamente motivado y continuaremos trabajando para asegurar que siga siendo aún más exitosa”, explicaba sobre su ascenso.

La aerolínea que dirigirá cerraba el año pasado con cifras récord ya que, por primera vez desde su nacimiento en 2004, transportó a 24,8 millones de pasajeros en más de 170.000 vuelos operados, el equivalente a 500 despegues y aterrizajes diarios. De cara a este 2016, el objetivo de la compañía estrella de El Prat es continuar por la senda del crecimiento de los últimos tiempos, con la vista puesta especialmente en el incremento de actividad de la primavera y el verano. Este año, Vueling operará por primera vez en su historia más de 400 rutas en su red de destinos en Europa, Oriente Próximo y África.

La llegada de Sánchez-Prieto al frente de la compañía destaca también por que las principales aerolíneas de IAG quedan así en manos de directivos españoles, en concreto tres de cuatro (British Airways, Iberia y Vueling). Además, todos ellos han pasado por la low cost que parece haberse convertido en toda una escuela y un trampolín para los ejecutivos.

Javier Sánchez-Prieto deja ligeramente a un lado el área financiera a la que se ha dedicado en los últimos años para volver a pensar en estrategias globales, una tarea en la que también tiene ya bastantes horas de vuelo.