Amazfit T-Rex: el heredero de los G-Shock de Casio con carcasa blindada

Amazfit T-Rex: el heredero de los G-Shock de Casio con carcasa blindada

Promete una autonomía extraordinaria.

 El CES 2020 se está celebrando en Las Vegas y hoy toca centrarse en la novedades alrededor de Amazfit, esa marca de Xiaomi que se centra en wearables, auriculares inalámbricos o relojes inteligentes que mantienen esos precios económicos de los chinos, pero dotando a sus productos de una calidad muy superior. Tanto en acabados como en diseño.

Amazfit T-Rex con pantalla AMOLED.
Amazfit T-Rex con pantalla AMOLED.

Y este T-Rex es una buena muestra de ello porque viene a poner dentro del territorio smartwatch ese viejo concepto de reloj todoterreno que hizo tan popular la marca Casio con su gama G-Shock. Si recordáis, eran modelos destinados a actividades deportivas en el exterior, para caminar por el campo o la montaña y que eran capaces de ofrecernos mediciones barométricas, de altitud, etc.

T-Rex con carcasa ¿indestructible?

Aunque pueda parecer otra cosa, estamos ante un reloj inteligente que cuenta con una pantalla AMOLED de 1,3 pulgadas, 360x360 pixels de resolución, protección Gorilla Glass 3, un sensor que mide la frecuencia cardiaca (BioTracker PPG) así como acelerómetros de tres ejes, GPS de doble frecuencia, GLONASS e incluso Bluetooth 5.0 LE.

Amazfit T-Rex.
Amazfit T-Rex.

Como sabréis, un gadget de este tipo que vamos a usar en nuestras excursiones se viene abajo si su autonomía no está muy trabajada ni nos permite siquiera pasar una jornada sin tocar un cargador de corriente. Desde la empresa afirman que este T-Rex nos durará unas 20 horas con los GPS activos y 20 días en el llamado modo estándar. Si optamos por utilizarlo solo como un reloj, exclusivamente, entonces la duración de su batería de 390 mAh. se disparará hasta los 60 días.

Amazfit T-Rex con certificación militar.
Amazfit T-Rex con certificación militar.

Pero si por algo destaca este nuevo modelo de Amazfit es por su cuerpo, por la carcasa del T-Rex que es prácticamente irrompible –según la compañía– ya que no se limita a ofrecernos un dato IP y ya está: en este apartado arrasa ya que dispone de hasta 12 certificaciones militares (incluyendo la MIL-STD-810), resistencia al calor de hasta 70º (él seguirá vivo, nosotros no), frío extremo de hasta -40º, inmersión con resistencia de hasta 5 ATM y la marca de haber superado situaciones como la de seguir funcionando tras 240 horas viviendo en ambientes húmedos, o de 96 metido en ácido.

Amazfit T-Rex.
Amazfit T-Rex.

Otro de los elementos que sorprenden es su peso, que apenas alcanza los 58 gramos para unas dimensiones de esfera de 47mm. Algo más grande que lo que instalan otros smartwatch del mercado. Sin fecha de lanzamiento en España, solo conocemos que su precio se situará en los 139,90 dólares, esto es, unos 125 euros al cambio y que se venderá en colores gris, negro roca, verde y caqui.

Normas