Cuánto se han embolsado los dueños de SIA tras su adquisición por Indra

Indra compra el grupo a los hermanos Palomares del Amo por entre 70 y 75 millones para ser un líder en servicios de alto valor añadido en ciberseguridad

Indra SIA
Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra.

Indra ha sacado la chequera para reforzarse en el negocio de la ciberseguridad, un área crítica en plena transformación digital de las instituciones, privadas y públicas, de todo el mundo. La compañía que preside Fernando Abril-Martorell anunció ayer que ha adquirido la empresa española Sistemas Informáticos Abiertos (SIA), un referente en el mercado español por sus soluciones de identidad digital y firma electrónica. Las empresas no desvelaron el importe de la compra, pero fuentes financieras consultadas por este periódico sitúan el precio por debajo de los 75 millones.

SIA, que se creó en 1989 y cuenta hoy con 700 trabajadores, es una empresa familiar, que está controlada en un 89,86% por los hermanos Santiago, Enrique y Adolfo Palomares del Amo. Los tres se embolsarán en conjunto con la operación en torno a 65 millones de euros. El resto de las acciones de la compañía está en manos de José Luis Reyes Boti (5,82%) y Eduardo López Rebollal (4,32%), quienes recibirán con la compra unos 4,3 y 3,2 millones de euros, respectivamente. 

En el consejo de administración de SIA además de los hermanos Enrique y Adolfo Palomares y José Luis Reyes, están Sara Palomares Camacho, Luis Arroyo Zapatero, Manuel García-Pozuelo y Juan Perea Sáenz de Buruaga, un ex directivo de Telefónica y Terra.

Según fuentes del mercado, la compra de SIA permite crear a Indra una entidad de ciberseguridad dentro de Minsait que factura unos 100 millones de euros al año. Una cifra que sale de sumar el negocio actual de ciberseguridad de Indra, que asciende a unos 40 millones, y la facturación de SIA, que rondó los 60 millones en 2019, con un crecimiento acumulado anual de las ventas superior al 15% en los dos últimos ejercicios, según los datos facilitados por la firma compradora. El múltiplo EV/Ebit 2019 estimado de la adquisición, incluyendo sinergias, es de alrededor de siete veces, indicó Indra.

El negocio de SIA en 2018 ascendió a 56,9 millones, tras crecer un 22%, según las cuentas presentadas en el Registro Mercantil. El 84% de sus ingresos provino de España y el resto de Portugal. Igualmente, el 25% provino de la gestión de riesgo integral, el 22% de la gestión de protección de datos, el 18% de sus soluciones de identidad digital, el 15% de seguridad de infraestructuras, el 13% de firma electrónica y el 7% de gestión de amenazas y vulnerabilidades. El resultado de explotación de la firma fue de 4,7 millones en ese ejercicio, cuando obtuvo un beneficio neto de 3,4 millones. 

SIA cuenta en la actualidad con una base “diversificada y estable” de clientes con más de 10.000 proyectos de seguridad. Según Indra, su compra les posiciona como “líder en España en servicios y productos de muy alto valor añadido en ciberseguridad”, un área donde compiten con Telefónica, Deloitte y S21Sec, entre otras empresas. Esta última fue comprada recientemente por el grupo portugués Sonae, propietario de Worten, que también ha adquirido la firma tecnológica española Nextel, especializada en ciberseguridad, con el propósito de fusionarla con S21Sec.

Indra confía en que el mercado español de la ciberseguridad, “muy fragmentado”, crezca a ritmos de doble dígito hasta al menos 2023 y, en ese contexto, quiere convertirse en “el socio de confianza” de las empresas e instituciones para la protección de infraestructuras críticas.

La nueva entidad incorpora como primer ejecutivo a Luis Álvarez, ex consejero delegado de BT España y ex CEO de BT Global Services, que liderará la integración y el plan de crecimiento tanto nacional como internacional para los próximos años. La nueva entidad estará apoyada en un equipo de más de 1.000 profesionales (Indra aporta unos 350 especialistas), según informó Cristina Ruiz, consejera directora general de Tecnologías de la Información de Indra.

Según esta compañía, la complementariedad entre Indra y SIA es muy alta, lo que les permitirá tener una oferta “amplia, integrada y con una presencia global que les facilitará dar respuestas a amenazas globales”. Indra cuenta actualmente con centros operativos de ciberseguridad en España, México y Colombia; SIA tiene los suyos en España y Portugal, los dos países donde está presente.

SIA es la quinta empresa que compra Indra para reforzar su división de Minsait. En enero de 2018, adquirió Paradigma Digital, una consultora española especializada en ayudar a las empresas en su transformación digital. Pocos días antes, adquirió el 35,07% de GTA, lo que le permitía entrar en el negocio de entrenamiento en aeronáutica civil. En septiembre de 2018 también se hizo con la estadounidense Advanced Control Systemsespecializada en fabricación de sistemas de control y operación de redes de transporte y distribución de energía, por 39,8 millones. Y el pasado septiembre compró la fintech Afterbanks para acelerar su apuesta por la banca abierta.

Normas
Entra en El País para participar