Anged exige abrir más festivos para competir con el comercio electrónico

Solo cuatro comunidades autónomas sobrepasan el mínimo legal de 10 festivos al año

Anged exige abrir más festivos para competir con el comercio electrónico pulsa en la foto

El nuevo calendario de festivos en los que el comercio podrá abrir en 2020 muestra que la gran mayoría de regiones apuesta de forma mayoritaria por limitar al máximo el número de festividades en el que puede abrir. El mínimo legal fijado por ley es de 10 días (excepto en País Vasco y Navarra, que cuentan con legislaciones específicas) y excepto cuatro autonomías (Madrid, Murcia, Castilla Mancha y Comunidad Valenciana), el resto ha optado por no sobrepasar esos límites. Madrid es la única que se sale del guión establecido, ya que permite libertad absoluta de horarios, mientras que Murcia permite 16 aperturas en festivos, Castilla-La Mancha llega a 12 y Comunidad Valenciana a 11.

En un documento interno, la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), en la que están representados gigantes de la distribución como El Corté Inglés, Carrefour, Ikea, Media Markt o Leroy Merlín, vuelve a exigir al Estado que elimine las regulaciones que les penalizan frente al comercio electrónico y a las autonomías que eleven el número de festivos que permiten abrir para competir en condiciones de igualdad con el comercio online. “A diferencia de los bares, restaurantes, hoteles, transporte, espectáculos, viajes, cines y cualquier otra actividad de servicios, incluido el comercio electrónico que opera 24 horas al día y 365 días al año, las tiendas de más de 300 metros cuadrados están obligadas por ley a permanecer cerradas durante 56 días al año en la mayor parte de las comunidades autónomas”.

La patronal apoya su argumentación en una reciente comunicación de la Comisión Europea, en la que alertaba de que España es el segundo país con mayor número de restricciones a la actividad del comercio, solo por detrás de Francia, tanto para la apertura de nuevas tiendas, ampliación de horarios comerciales o política impositiva. Respecto a los horarios comerciales, las autoridades comunitarias alertaban de que el comercio electrónico estaba cambiando los hábitos de consumo “y que las tiendas físicas podrían tener problemas para mantenerse”. Asimismo recuerdan que hay doce países (entre ellos Suecia, Irlanda, Portugal o Italia), en los que los horarios comerciales están liberalizados totalmente.

Denuncia que la gran distribución se ve obligada a cerrar 56 festivos al año

Anged critica que la falta de libertad de horarios comerciales merma la competitividad de las grandes superficies comerciales, a lo que se une también una política impositiva agresiva en algunas autonomías. Es el caso del tributo que que se implantó en seis regiones (Cataluña, Aragón, Asturias, Navarra, La Rioja y Canarias) y que gravaba la contaminación generada por los clientes en establecimientos de más de 2.500 metros cuadrados. El lobby calculaba que solo en Cataluña, el impuesto suponía un tercio del beneficio de cada establecimiento (la recaudación llegó a 10 millones de euros en 2018). Al igual que exige a las autonomías, las competentes en materias de horarios, que amplíen el número de festivos de apertura, también les instó a que eliminaran todos los impuestos que mermaban su capacidad para competir.

El Supremo obliga a las autonomías a rediseñar las zonas de gran afluencia turística

La batalla judicial por ahora no ha surtido el efecto deseado. En los dos últimos meses, el Tribunal Supremo ha dictado un centenar de sentencias en las que ha rechazado los recursos de cinco operadores (El Corte Inglés, Carrefour, Alcampo, Ikea y Leroy Merlin, todos ellos miembros de Anged). La doctrina aplicada por el Alto Tribunal remarca que el impuesto aplicado por esas cinco autonomías es perfectamente legal, ya que fue respaldado por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, y el propio Tribunal Supremo dictó sentencias similares en el caso de Asturias.

Pero si en el terreno impositivo no ha logrado su propósito, sí parece haberlo conseguido en el caso de las zonas de gran afluencia turística. Creadas en 2012 por el Gobierno de Rajoy, los municipios que cumplieran ciertos indicadores (turistas recibidos y pernoctaciones) estaban obligados a fijar esas zonas con libertad total de horarios comerciales para atender los flujos turísticos. Las zonas las proponían los municipios y las aprobaban las autonomías. La pérdida de poder del PP a partir de 2015 llevó a muchos municipios a restringirlas al máximo e incluso a sacarlas fuera de los centros urbanos. En abril, el Supremo revocó su propia doctrina y obligó por primera vez a un municipio (Cádiz) a ampliar y rediseñar su zona de gran afluencia turística.

Madrid: un impacto de 1.107 millones en ingresos fiscales desde 2012

Estudio. Madrid es la única autonomía que optó desde 2012 por liberalizar totalmente los horarios de apertura para el comercio. Cuatro años después encargó a Analistas Financieros Internacionales (AFI) un estudio en el que analizara el impacto que esa medida había tenido en el tejido económico.

Actividad. El socio de Economía Aplicada y Territorial de Afi, José Antonio Herce, explicó que el impacto de la libertad comercial sobre la demanda en esos cuatro años se aproximó a 2.680 millones de euros adicionales de aportación (directa, indirecta e inducida) al PIB de la Comunidad de Madrid. Ese incremento de actividad habría llevado aparejado más de 15.500 nuevos puestos de trabajo y una recaudación de 1.107 millones de euros a las arcas públicas.

Precios y tiempo. La mayor eficiencia habría permitido reducir un 0,05% los precios, lo que se habría traducido en un ahorro de 460 euros por habitante. El informe estimaba que si no se hubieran podido hacer las compras en domingo, la redistribución de horas habría costado 1.030 millones de euros para los consumidores, equivalente a a 240 euros por cada ciudadano madrileño.

Normas