Almeida reactiva el proyecto para una gran tienda en Puerta del Sol 9, paralizado desde 2015

El Ayuntamiento de Madrid trabaja en el plan que permita el cambio de uso a comercial

El fondo estadounidense Kennedy Wilson proyecta una ‘flagship store’

Edificio en el número 9 de la Puerta del Sol de Madrid, la pasada semana.
Edificio en el número 9 de la Puerta del Sol de Madrid, la pasada semana.

Vuelve a tomar impulso uno de los proyectos comerciales más importantes del centro de Madrid, paralizado en los últimos cuatro años coincidiendo con la legislatura como alcaldesa de Manuela Carmena (Ahora Madrid). El Ayuntamiento de Madrid, encabezado por José Luis Martínez-Almeida (PP), ha retomado el proyecto del fondo Kennedy Wilson para rehabilitar el edificio ubicado en Puerta del Sol número 9 y convertirlo en una de las grandes flagship stores de la capital.

“Estamos tramitando el expediente”, avanza una portavoz de la concejalía de Urbanismo liderada por Mariano Fuentes (Ciudadanos). Ese inmueble, propiedad del fondo estadounidense, necesita de un Plan Especial que permita el cambio de uso de residencial a comercial, algo en lo que trabaja la corporación municipal junto al propietario.

Se prevé que el proyecto pueda ser aprobado en los próximos meses, con lo que facilitaría el inicio en 2020 de la profunda obra de remodelación del edificio, según avanzan fuentes conocedoras. La obra ha sido encargada al estudio de arquitectura RCCyP, que ha liderado proyectos comerciales emblemáticos en la ciudad como la gran tienda de Primark en Gran Vía o la de la cercana de Media Markt en la Plaza del Carmen, en el antiguo Cine Madrid.

Kennedy Wilson, aliado con Renta Corporación, se hizo con el inmueble en mayo de 2015, justo antes de las elecciones municipales celebradas entonces y que auparon a Carmena a la alcaldía. Durante cuatro años, tanto el Plan Especial que permitiría el cambio de uso a comercial como la consecuente obra no han avanzado.

El fondo estadounidense se hizo hace más de cuatro años con el inmueble en una subasta del Juzgado Mercantil número 3 de Barcelona por un importe cercano a los 30 millones de euros. Entonces trascendió que el edificio se convertiría en un centro destinado a marcas de lujo. Pero el proyecto en el que Kennedy Wilson trabaja es el de una gran flagship store de cerca de 3.500 m2, destinado a convertirse en una tienda icónica para una única marca, y con una gran terraza coronando el inmueble, que podría ser de uso, por ejemplo, como cafetería para la propia enseña que alquile el espacio. La tarea de comercialización del edificio recae en la consultora inmobiliaria Knight Frank, tal como se puede comprobar en la cartelería instalada en el propio activo.

Punto comercial neurálgico

La Puerta del Sol se ha convertido en un lugar clave en el interés de los inversores y de las grandes marcas. La familia mexicana Díaz-Estrada fue una de las primeras firmas en apostar por comprar en el kilómetro cero de Madrid, al hacerse con el edificio del número 1 que actualmente ocupa la icónica tienda de Apple. El fondo estadounidense Thor Equities también ha estado activo en los últimos tiempos, al hacerse con propiedades en los números 5, 9 (un local de Kutxabank) y 11, por el que pagó 65 millones por una tienda anteriormente ocupada por El Corte Inglés. Por esta plaza pasan al año 110 millones de visitantes y tiene uno de los precios de alquileres comerciales más caros de la ciudad, de 300 euros por m2 al mes, según un reciente estudio de Knight Frank.

Kennedy Wilson es un fondo californiano con sede en Beverly Hills con inversiones en propiedades multifamiliares, comerciales y residenciales, fundado en 1977 y dirigido en España por Cristina Pérez. Esta firma declinó hacer comentarios sobre los avances en el proyecto.

Se prevé que este fondo impulse el proyecto y posteriormente venda el inmueble a un inversor con interés a largo plazo cuando tenga una marca para la flagship store y, por tanto, el edificio tenga un mayor valor, según fuentes de mercado.

Normas
Entra en El País para participar