Luis Galiano, fundador de RCCyP
Luis Galiano, fundador de RCCyP

Luis Galiano (RCCyP): “Habrá un magnífico hotel en el Edificio España sin necesidad de demolerlo”

Lidera un estudio con proyectos emblemáticos de reformas en Madrid

“Los políticos deberían dejar hablar a los técnicos sobre los edificios”, opina

Encabeza uno de los estudios con más proyectos emblemáticos de Madrid: la reforma del Edificio España, la ya abierta tienda de Primark en Gran Vía, un edificio comercial en la Puerta del Sol, la paralizada rehabilitación del Palacio de la Música o la implantación ya realizada de Media Markt en los antiguos Cines Madrid. Luis Galiano, fundador del estudio RCCyP, es, además, un caso curioso dentro del sector, ya que es un abogado y economista al frente de un despacho de arquitectura. La parte técnica de la firma la encabeza la arquitecta Sara Martín Madruga.

Uno de sus proyectos más emblemáticos en los últimos años ha sido el diseño y obra de la tienda de la marca Primark en la Gran Vía, una flagship store que abrió hace dos años y que se ha convertido en la meca de las compras baratas de moda. “La tienda de Primark ha marcado un revitalización para la zona. Fue un proyecto muy complicado, que tenía un alto nivel de protección arquitectónica”, explica Galiano.

Señala que esa tienda ha sido un buen ejemplo de lo que las grandes cadenas desean: grandes escaparates que se complementen con las ventas online. “El mundo del retail está cambiando. Las marcas quieren menos tiendas, pero más representativas porque la decisión de compra se está trasladando al mundo online”.

Pero quizá la obra más importante que tiene entre manos actualmente es la del Edificio España de Madrid. No solo porque es un símbolo de la ciudad, sino por la historia de fracasos que ha encadenado en los últimos años. RCCyP ha diseñado para la cadena Riu el que será el futuro Riu Plaza, un establecimiento de cuatro estrellas con 650 habitaciones. La enseña mallorquina adquirió al empresario murciano Trinitario Casanova el inmueble, quien tenía una opción de compra al grupo chino Wanda, que renunció a la rehabilitación por desacuerdos con el Ayuntamiento de Madrid.

El proyecto de Wanda pasaba por demoler el edificio para reedificarlo y ahorrar costes. Pero el ayuntamiento bloqueó esa intención debido a que la fachada principal y las dos laterales cuentan con protección arquitectónica. Tras meses de culebrón, finalmente Riu decide darle una nueva vida a un rascacielos levantado en 1953 y cerrado desde hace una década. RCCyP mantiene la estructura y protagoniza una reforma que pretende ser rápida en los plazos. “El resultado va a ser que haya un magnífico hotel sin que sea necesario demoler el Edificio España”, recalca. “Nosotros hemos demostrado que es viable no demoler el edificio”. Aunque recuerda los retos que tiene esa obra, como “hacer un gran lobby acorde al tamaño de un hotel de 600 habitaciones, ya que habrá un gran espacio central que comunique las dos calles”.

Otro de los proyectos más emblemáticos que el estudio desarrolla es la creación de una galería comercial en el número 9 de la Puerta del Sol para el fondo estadounidense Kennedy Wilson. Aunque este es un proyecto que va para largo, ya que necesita un plan especial que debe aprobar el Consistorio municipal. “El planeamiento urbanístico en las ciudades se ha politizado, se utiliza como arma política. Los concejales están para desarrollar la ciudad, para establecer las grandes líneas, pero deben dejar a los técnicos hablar de los edificios”, se queja sobre la lucha partidista que en muchas ocasiones deja en el limbo nuevos proyectos.

“Cada vez hay más diferencia entre lo que el mercado necesita y demanda y lo que se enseña en las escuelas de arquitectura”

 

Galiano pide a los ayuntamientos que sean dinámicos e imaginativos a la hora de permitir nuevos usos de los edificios. “Se pueden compatibilizar los restos arqueológicos con un centro comercial o con oficinas. La actividad de los edificios cambia con el tiempo”, asegura. Precisamente apunta a otro de los proyectos de remodelación que tiene encargado, el del Palacio de la Música de la Gran Vía de Madrid, una obra también paralizada por las disputas entre Administraciones y partidos en los últimos años. Propiedad de la Fundación Montemadrid, fue en su momento un intento frustrado de crear una oferta cultural de Caja Madrid frente al CaixaForum del paseo del Prado.

“Los edificios deben adaptarse en los usos al paso del tiempo. El edificio del Palacio de la Música está concebido como teatro, pero por su ubicación, debe tener una parte comercial o de restauración”, asegura. “Es un proyecto precioso, con usos para espectáculos además de otros usos terciarios”, avanza. “La política no debería entrar en los edificios”, insiste.

RCCyP cuenta con 28 personas de perfil técnico. Galiano señala que una de las especialidades del estudio es adaptarse a todas las necesidades del cliente, no solo en el diseño. Por eso, se queja de la formación que reciben los profesionales en la universidad. “Cada vez hay más diferencia entre lo que el mercado necesita y demanda y lo que se enseña en las escuelas de arquitectura”.

Normas