Italia aprueba los Presupuestos para 2020 con impuestos al plástico y al azúcar

Las cuentas anuales incluyen una reducción del impuesto sobre la renta de los trabajadores que costará 3.000 millones de euros

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte.
El primer ministro italiano, Giuseppe Conte. EFE

El Gobierno de Italia ha conseguido aprobar en la madrugada de este martes los Presupuestos generales para 2020, que introducen algunos impuestos sobre el uso del plástico, las bebidas azucaradas y las empresas digitales, pero que excluyen la planeada subida del IVA. Un paso adelante con el que la coaición gubernamental, integrada por el Partido Democrático y el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) ha logrado superar su primer escollo.

El Ejecutivo que se formó en agosto ha conseguido evitar la votación de enmiendas al imponer un voto de confianza, tanto en el Senado, la semana pasada, como en la Cámara de los diputados, donde a altas horas de esta madrugada la ley sobre las cuentas públicas fue aprobada con 312 votos a favor, 153 en contra y dos abstenciones.

Con estos presupuestos, los diputados han dado la aprobación definitiva a las cuentas por valor de 32.000 millones de euros, en las que, sin embargo, queda aplazada la subida del IVA al 21% y que hubiera generado ingresos por 23.000 millones de euros, un incremento que inicialmente se iba a aplicar en 2020.

Nuevos impuestos al plástico, el azúcar y las empresas digitales

Entre las nuevas figuras impositivas, una de las más polémicas y criticadas por la oposición por entender que penaliza a las industrias, es la que establece un impuesto al plástico de un solo uso a partir de julio, con una tasa de 45 céntimos por cada kilo y que también incluye el Tetrapak, y con la que el Ejecutivo espera recaudar 1.000 millones de euros en tres años.

También se ha introducido un controvertido impuesto al azúcar, que supone gravar con 10 céntimos cada kilo de bebida azucarada, y que entrará en vigor a partir del próximo octubre de 2020. Además, se establece un nuevo impuesto para las empresas digitales con el objetivo de ingresar 708 millones de euros al año.

También se ha acordado una rebaja fiscal al equivalente del IRPF a los cerca de 4,5 millones de trabajadores con ingresos entre los 26.600 y los 35.000 euros, que se ahorrarán 500 euros en 2020 y 1.000 en 2021, una medida que tendrá un coste de 3.000 millones de euros. Las nuevas cuentas prevén, además, acabar con una parte del copago sanitario e invertir 2.500 millones de euros entre 2020 y 2022 en proyectos sostenibles.

Con estas  nuevas cuentas, el Gobierno planea mantener el déficit público en el 2,2% y la deuda en el 135,2% del PIB, al tiempo que estima que la economía crecerá al 0,6%, dos décimas por encima de la última previsión de la OCDE, que calcula que el PIB italiano avanzará al 0,4% tras un 2019 prácticamente estancando y que cerrará, previsiblemente, con un escaso repunte del 0,2%.

Normas
Entra en El País para participar