Las grandes de la arquitectura e ingeniería se alían con las ‘big four’ para diseñar Chamartín

Adif intenta llevar mañana al consejo los pliegos del diseño de la estación madrileña

Recreación del área norte de la Castellana, en Madrid, con el soterramiento de Chamartín y el desarrollo urbanístico del entorno.
Recreación del área norte de la Castellana, en Madrid, con el soterramiento de Chamartín y el desarrollo urbanístico del entorno.

La remodelación de la estación madrileña de Chamartín, piedra angular del desarrollo urbanístico Madrid Nuevo Norte y pieza clave en la liberalización de la alta velocidad ferroviaria, entra en rampa de lanzamiento. El gestor de la infraestructura, la pública Adif, apuraba ayer los plazos para incluir la licitación del proyecto de diseño en el orden del día de la reunión del consejo de administración fijada para mañana viernes.

Al grupo que preside Isabel Pardo de Vera le urge lanzar los pliegos y a la espera de los mismos están las mayores ingenierías con actividad en España, así como las grandes referencias mundiales de la arquitectura.

El primer concurso, de 20 millones para la fase de diseño, dará pie al concurso de construcción de la nueva estación, con obras por más de 1.000 millones de euros

Las primeras están llamadas a integrar la futura estación en la red ferroviaria, remodelando el epicentro de las Cercanías y AVE en que se ha convertido Chamartín. Los despachos de arquitectura, por su parte, se encargarán del diseño de un inmueble que incluye vestíbulos, zonas comerciales y de oficinas. Y ambas partes están tratando de trazar alianzas con grandes consultoras que se ocuparán de construir el modelo de aprovechamiento económico. El trabajo en equipo es necesario ante el amplísimo alcance de los trabajos a realizar.

Fuentes cercanas a la actuación citan el interés de las consultoras KPMG, EY o PwC, las ingenierías Sener, Idom, Typsa, Ayesa, Aecom o de la canadiense WSP. Entre los despachos de arquitectura, Adif habría recibido peticiones de información de referencias como Foster+Partners, Zaha Adid Architects, Nikken Sekkei, Perkins & Will, Atkins o GMP-Architekten, esta última autora de la reforma del estadio Santiago Bernabeu.

Las fuentes consultadas hablan de un primer concurso de 20 millones de euros para la fase de diseño, que daría pie a la ejecución de la redacción de los pliegos para el concurso de construcción de la nueva estación, con obras por más de 1.000 millones de euros, en el que ya se espera a grandes firmas de infraestructuras como Ferrovial, ACS, FCC, Sacyr o Acciona.

La financiación, con cargo a Adif, parte de la venta de terrenos de la compañía dependiente de Fomento para la citada operación Madrid Nuevo Norte.

Consultoras como KPMG, EY y PwC aspiran a configurar el modelo de aprovechamiento económico de la estación

Gran parte de las aspirantes tienen ya conversaciones avanzadas para la formación de consorcios, aunque la configuración definitiva va a depender de las exigencias de los pliegos. Estos últimos llegan con cierto retraso a la vista de la complejidad de un arranque en el que había que conjugar los intereses de la pública Adif como los de la promotora privada Distrito Castellana Norte (DCN), que tendrá la titularidad del aprovechamiento de 180.000 metros cuadrados de uso terciario, área sobre la que se prevé esencialmente la construcción de oficinas.

La actual playa de vías y andenes de Chamartín, en cuya reordenación se ha comenzado a trabajar ya, irán bajo una enorme losa de hormigón que liberará espacio para la creación del nuevo entorno urbano de Chamartín. También se incluye el diseño de los vestíbulos, accesos rodados y peatonales, así como de las zonas de equipamientos y áreas verdes. Adif ya mantuvo antes del pasado verano contactos con el sector privado en busca de recoger aportaciones para la que promete ser la estación ferroviaria más moderna de Europa.

Tres puntos claves en la liberalización

Madrid-Chamartín. La remodelación de la estación de Chamartín se va a llevar unos 810 millones en obra exclusivamente ferroviaria, con actuaciones como la conexión del vestíbulo de Cercanías con el metro y el paso inferior de las vías para el AVE.

Madrid-Atocha. La segunda fase de la ampliación de Atocha, con la ejecución de la estación pasante, tiene un presupuesto de 494 millones, a lo que se suman los más de 330 millones empleados para el túnel que enlaza esta estación con la de Chamartín.

Barcelona-La Sagrera. La futura estación intermodal, para AVE, Rodalíes, Metro y servicios de autobús urbano, tiene un presupuesto superior a los 700 millones.

Normas
Entra en El País para participar