El presidente del comité de Seat admite presiones para abandonar Cataluña

Niega que el Rey llamara directamente a Seat pero afirma que se habló en un acto de Casa Real

seat cataluña

El presidente del comité de empresa de Seat, Matías Carnero, ha afirmado que en otoño de 2017 hubo "presiones" para que la compañía automovilística sacara su sede social de Cataluña tras el 1-O, pero ha celebrado que finalmente no se adoptara esta decisión.

En su comparecencia en la comisión de investigación del 155 en el Parlament, ha negado que el Rey llamara directamente a Seat para pedir que la empresa abandonara Cataluña, pero ha afirmado que sí que hubo una llamada advirtiendo de que en un acto de la Casa Real del 12 de octubre de ese año se comentó la situación de Seat.

Ha apuntado que a ese acto asistieron algunos miembros del consejo de administración de Seat, como el exlíder del PP catalán Josep Piqué, y ha criticado que esto fue "un tipo de presión", para él.

Carnero ha explicado que durante esos meses de 2017 en Seat se celebraron varias reuniones del "gabinete de crisis", en el que estaban la dirección de la compañía y el comité de empresa, en las que se debatió si debía sacar su sede social de Cataluña, como hicieron otras empresas.

Ha señalado que parte de la dirección de Seat apostaba por salir de Cataluña, pero que "la presión de la parte social" logró que finalmente no se tomara esta decisión, y ha agradecido al presidente de la empresa, Luca de Meo, que apoyara la permanencia de la compañía.

Carnero ha subrayado que también hubo llamadas del Gobierno catalán por parte del entonces vicepresidente y conseller de Economía, Oriol Junqueras, pero ha sostenido que no se deben interpretar como presiones, sino como "preocupaciones" del Govern del momento por la situación de una de las empresas más importantes en Cataluña.

Sin embargo, sí que ve como presiones que en un acto de la Casa Real se hable de la situación de Seat: "¿Qué pinta hablar de Seat en un acto de la Casa Real? No le veo sentido".

También ha cargado contra el discurso del Rey del 3 de octubre, que ha calificado como "incendiario", y ha dicho que la principal preocupación en Seat es que desde la dirección de Volkswagen en Alemania se deje de asignar la fabricación de algún modelo a la planta de Martorell (Barcelona).

Normas