Bancos centrales

Los mercados se enfrentan a la semana decisiva del trimestre con el BCE y la Fed

EE UU decidirá el día 15 si da un respiro a la guerra comercial y no sube los aranceles

Christine Lagarde, presidenta del BCE.
Christine Lagarde, presidenta del BCE. Reuters

Rally o descalabro de fin de año. Esta semana será decisiva para las Bolsas de todo el planeta, con varios días marcados en rojo intenso en el calendario. El miércoles se reunirá la Fed para decidir sobre los tipos de interés en Estados Unidos. El consenso espera que se mantengan en el actual rango, del 1,5% al 1,75%, pero los expertos ya comienzan a descontar una bajada adicional, de 0,25 puntos porcentuales para el año que viene.

Al día siguiente, el 12 de diciembre, será la puesta de largo de Christine Lagarde de cara al público en el BCE. Verla en acción y las nuevas previsiones económicas serán las mayores novedades. Salvo sorpresa mayúscula, no habrá cambios en la política monetaria del Banco. El día antes, termina el plazo para que la banca acuda a la subasta de liquidez del BCE teledirigida a dar préstamos a la economía real.

El mismo jueves, se celebrarán las elecciones en Reino Unido. A priori, ningún resultado despejará las dudas sobre el Brexit. Ni la improbable victoria del líder del partido laborista, Jeremy Corbyn, que deja entrever un posible nuevo referéndum, ni el más probable triunfo del actual primer ministro, Boris Johnson –cuenta con una ventaja de unos 10 puntos en los sondeos– despejan del todo las dudas de la salida de la UE. Desde Macroyield, señalan que el escenario más probable es que Jonhson no consiga una mayoría aplastante y que el Parlamento pueda volver a bloquearse, lo que prolongaría la incertidumbre. Desde junio de 2016, cuando los británicos votaron por la mínima la ruptura, el fantasma de un divorcio por las malas tiene un peso creciente en los mercados financieros.

El otro gran vector de las Bolsas es la guerra comercial. China, de entrada, ha dado un gesto de buena voluntad, al anunciar el viernes la retirada de aranceles a una parte de la soja y al cerdo importados desde Estados Unidos.

Ahora queda por ver qué hace Trump el día 15 de diciembre, cuando en teoría deberían entrar en vigor los aranceles del 15% sobre las importaciones gravadas ahora al 10%, que podrían alcanzar 300.000 millones de dólares. “Consideramos poco probable su entrada en vigor (...) porque enviarían un mensaje muy negativo respecto a la disposición de negociar y porque son aranceles que tendrían un impacto muy negativo en el bolsillo de los estadounidenses”, explican en Macroyield.

Normas
Entra en El País para participar