El Gobierno deja el control del precio del alquiler fuera del Plan Estadístico 2020

La medida no se incluye en el real decreto urgente que ultima Economía pese a que sería clave para el límite de precios que pide Podemos

El Gobierno deja el control del precio del alquiler fuera del Plan Estadístico 2020 pulsa en la foto

Mientras PSOE y Unidas Podemos siguen tratando de recabar los apoyos parlamentarios suficientes como para formar el Gobierno de coalición que han pactado el Ejecutivo en funciones mantiene en marcha una agenda legislativa de mínimos que permite anticipar el terreno de juego en el que operaría el nuevo Gabinete. Entre otros asuntos, el Ministerio de Economía ultima estos días un real decreto con el Plan Estadístico Nacional de 2020 en el que se aprecia una relevante ausencia: no incluye la creación de un análisis del precio del alquiler de vivienda. Una herramienta que se viene anunciando y que sería clave para poner en marcha políticas de control del precio de los arrendamientos como las que propone Podemos.

El proyecto de real decreto, que Economía ha sometido a audiencia pública hasta el 12 de diciembre, sirve para establecer las actuaciones en materia estadística que se pondrán en marcha el próximo año en el conjunto de ministerios y el Instituto Nacional de Estadística (INE) dentro del plan plurianual 2017-2020 y fija la dotación presupuestaria necesaria para ello. En concreto, 210 millones de euros, un 6,4% más que el año anterior, de los que 159 financian las estadísticas y 51 las inversiones necesarias para realizarlas. Seis de cada 10 euros van a parar al INE.

Concluido el plazo para recabar aportaciones, el decreto será tramitado por vía urgente como viene siendo habitual, detallan desde Economía. De momento, en todo caso, el texto solo incluye una docena de nuevas operaciones estadísticas y ninguna está relacionada con el mercado del alquiler: las hay sobre el comercio de la madera, la vida laboral de los discapacitados, la contabilidad de los residuos, las pensiones, la economía social, la violencia contra la mujer, las características de la población y sus viviendas, la sanidad o el inventario de fuentes administrativas.

Aunque a comienzos de año el Ministerio de Fomento estableció la necesidad de arrojar luz sobre la evolución de los precios de arrendamiento encargando una estadística específica al INE, desde este último organismo confirman que finalmente el proyecto no recayó en ellos y fue asumido por el departamento que dirige José Luis Ábalos. Fomento, sin embargo, no ha incluido esta estadística entre las previstas para 2020. Desde el INE asumen que el Ministerio podría impulsarla a lo largo del año, pero advierten de que se trata de un estudio “complejo y que requiere tiempo”.

Contar con datos oficiales de la evolución de los precios del alquiler sería clave para impulsar medidas de control de precios, y medir su impacto, similares a las impulsadas en Berlín, por ejemplo. De momento, el mayor avance en este sentido fue el real decreto aprobado en marzo –que Podemos apoyó tras tumbar otro anterior del PSOE más suave– que volvía a elevar de tres a cinco años la duración de los contratos de alquiler (siete, si el arrendador es una empresa), limitaba su alza anual al IPC e introducía un índice de precios.

Por ahora, no obstante, Fomento se ha limitado a publicitar datos del precio de los alquileres a partir de las fianzas que lo arrendadores depositan en cada comunidad autónoma, que apuntan a un coste medio 674 euros, que alcanza los 819 en Madrid o los 769 en Barcelona. Portales inmobiliarios como Idealista y Fotocasa ponen en duda esas cifras alegando que los precios de Fomento están hasta un 34% por debajo de los de mercado.

En todo caso, el Ministerio no cuenta de momento con cifras sobre la evolución de precios, un dato que sería clave para estudiar posibles frenos a las alzas desmedidas. Un reciente informe del Banco de España, basado en datos de Idealista ante la “ausencia de un índice de precios oficial”, denuncia, establecía que el precio del arrendamiento se ha encarecido un 50% en el último lustro y que una cuarta parte de los arrendatarios dedica más del 40% de su sueldo a la renta, por ejemplo.

Pese a la falta de nuevos avances en la materia, el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, dejó claro la pasada semana que no renuncia a ir más allá. “Poner límites a los fondos buitre y la escalada del precio del alquiler”, prometió, “será un objetivo del próximo Gobierno” de coalición en el que está llamado a ser vicepresidente social. “La negociación programática” con el PSOE, avanzó “está abierta” y su idea es que el freno a los precios “abusivos” del alquiler sea parte de las medidas que impulse el nuevo Ejecutivo.

Por su parte, la ministra de Economía en funciones y aspirante a ostentar la vicepresidencia económica del nuevo Ejecutivo, Nadia Calviño, aseveró que “no hay conflicto” entre los objetivos de PSOE y Podemos, si bien no aclaró si es partidaria de limitar el encarecimiento de los alquileres. Una posibilidad que inquieta al sector inmobiliario, al que el actual Gobierno ha prometido “moderación”. De momento, el Plan Estadístico de 2020 apunta en este sentido.

Normas