Merlin quiere incrementar su participación en la Operación Chamartín

Ismael Clemente asegura que la posición actual de la socimi en DCN es financiera y pasiva

Ayudará a sus socios BBVA y San José gracias a la experiencia inmobiliaria

Ismael Clemente, consejero delegado de Merlin Properties.
Ismael Clemente, consejero delegado de Merlin Properties.

Merlin Properties quiere crecer en la Operación Chamartín de Madrid. Así lo expresó ayer Ismael Clemente, consejero delegado de la inmobiliaria, en una conferencia con inversores y analistas con motivo de la presentación de resultados trimestrales de la socimi. “Si me pregunta si nuestro deseo último es incrementar nuestra participación en ese proyecto, sí, es nuestro deseo último. Nos gustaría incrementar nuestra participación y nuestro liderazgo”, reveló Clemente, pero reconoció que de momento esa negociación “no ha tenido lugar ni hay garantía de que tenga lugar en el futuro”.

La compañía adquirió el pasado 31 de octubre un 14,46% de la participación de Grupo San José en la sociedad Distrito Castellana Norte (DCN), la promotora que tiene los derechos sobre gran parte de los terrenos de la Operación Chamartín, rebautizada como Madrid Nuevo Norte. El socio principal de la compañía que impulsa este desarrollo, el mayor proyecto urbanístico en Europa, es BBVA, que controla el 74% de DCN. San José se mantiene como tercer socio con el 10%.

“Merlin es un socio pasivo y financiero”, explicó previamente a la prensa en el encuentro Global WorkinPlace 2019, un evento sobre oficinas que se celebra hasta hoy en Madrid. Clemente aclaró que su papel en DCN es, de momento, ayudar a sus socios gracias al conocimiento de la compañía. “Nuestro objetivo es brindar la mayor asistencia posible a nuestros socios en ese desarrollo”, recalcó a los inversores, ofreciendo la amplia experiencia inmobiliaria de la socimi. "Nuestra ambición a largo plazo", comentó, es tener la oportunidad de fabricar sus propias desarrollos de oficinas en un proyecto a 20 años vista.

Merlin entró en DCN a finales de octubre de la mano de San José, tras haber frenado previamente una negociación con BBVA para hacerse con la participación del banco en esa promotora de Madrid Nuevo Norte, después de haber negociado con BBVA como adelantó Cinco Días.

En esa negociación, Merlin daba entrada en su capital a BBVA y le entregaba las sucursales que forman parte de su cartera y que tiene alquiladas al banco, a cambio del control de DCN y los futuros derechos sobre los terrenos del macroproyecto urbanístico. Pero ambas compañías decidieron suspender las conversaciones. Entonces, la entidad presidida por Carlos Torres Vila trasladó oficiosamente que había recibido muestras de interés de otros inversores, incluidos fondos soberanos y grandes fondos inmobiliarios internacionales.

En cualquier caso, es de esperar que en un futuro próximo BBVA rebaje su participación en este desarrollo urbano, debido a la presión del Banco Central Europeo para que las entidades bancarias reduzcan su peso en las inversiones directas en ladrillo, como también adelantó este diario. El regulador bancario vigila el consumo de capital de las entidades, por lo que se espera que en el momento de acometer las mayores inversiones, BBVA vaya dejando paso a otros socios. En la actualidad, este plan urbanístico está a la espera de la aprobación definitiva del Gobierno regional, que llegará presumiblemente el próximo mes, tras ser aprobado por unanimidad en el pleno del Ayuntamiento.

Un proyecto en línea con los objetivos de la socimi

Madrid Nuevo Norte contempla la construcción de 10.000 viviendas y de la que será la futura city financiera de Madrid, con un nuevo parque de oficinas. DCN controla los derechos de alrededor de un 44% de los terrenos del plan, que son propiedad del administrador ferroviario Adif. Clemente informó ayer a los inversores que el proyecto “está en línea con el objetivo corporativo” de la compañía, ya que en esta operación el mayor peso corresponde a oficinas, por lo que Merlin tomará ventaja como propietario de las futuras y flamantes sedes para empresas. Además, recordó que sin embargo es minoritario el peso de la vivienda, “que la podemos vender o alquilar”, y de superficies comerciales.

Normas