Los empresarios dan más importancia a la formación de Gobierno que a su color

Vodafone, Merlin y BBVA Research ven prioritario lograr estabilidad, pero piden un Ejecutivo que tome medidas para encarar la desaceleración

El consejero delegado de Vodafone España, Antonio Coimbra.
El consejero delegado de Vodafone España, Antonio Coimbra.

Dos días después de que PSOE y Unidas Podemos anunciaran haber llegado a un principio de acuerdo para formar un Gobierno de coalición, las reacciones al pacto de gobernabilidad de varios empresarios y economistas del sector se sucedieron este jueves, en tono menos alarmista al empleado por los ex presidentes Felipe González y José María Aznar. Vodafone, BBVA Research y Merlin Properties coincidieron en remarcar que lo prioritario es que, tras meses de interinidad, pueda formarse un nuevo Gobierno que dé estabilidad, si bien no descartaron que pueda haber cierto nerviosismo en los mercados.

“No nos preocupa particularmente” que PSOE y Unidas Podemos hayan pactado formar un Gobierno de coalición, dijo el presidente y consejero delegado de Vodafone España, Antònio Coimbra. Con todo, durante un desayuno organizado por Expansión y Arca, Coimbra concedió que le da “confianza” y “tranquilidad” que si este Ejecutivo sale adelante la gestión económica vaya a quedar en manos de Nadia Calviño. “Es fundamental que haya gente competente en el Gobierno” y que éste sea “estable y haga crecer la economía”, expuso. Vodafone, añadió, está “preparada para seguir invirtiendo y compitiendo en España”.

A título personal, Coimbra citó el ejemplo de Portugal, donde hace cuatro años “nadie daba un duro” por el acuerdo parlamentario alcanzado entre el Partido Socialista de António Costa con el bloque de izquierdas y los comunistas, del que dijo que finalmente lo habían hecho “muy bien”.

“Lo mejor es tener un gobierno”, señaló ayer el economista jefe para España del BBVA Research, Miguel Cardoso, reclamando eso sí que sea “capaz de arbitrar medidas” necesarias con las que capear la ralentización, enfocadas en reducir el paro e incrementar el crecimiento. Sobre todo, dijo, dado que la probabilidad de un “evento” que lleve a la recesión mundial “va en aumento”, lo que expone a la economía española a una “mayor vulnerabilidad y fragilidad”. “La simple formación” del Ejecutivo puede dar certidumbre a las empresas, concluyó.

Desde el sector inmobiliario, el vicepresidente y consejero delegado de Merlin Properties, Ismael Clemente, dijo no temer la entrada de Unidas Podemos en el Gobierno, pero reconoció que puede que los inversores “se asusten” y eso se acabe reflejando en su cotización (en lo que va de semana Merlin cae un 0,69%, frente al 2,35% del Ibex).

En su opinión, el cambio de fiscalidad en la socimis–hoy exentas del pago del Impuesto de Sociedades si reparten un dividendo del 80% de su beneficio contable– pactado entre PSOE y UP en los fallidos Presupuestos de 2019 podría incluso “poner límite a la superproliferación de socimis del MAB”. La medida, a la que no se hacía referencia en el sucinto preacuerdo de coalición, suponía introducir un gravamen del 15% sobre el 20% del beneficio no distribuido, algo que Clemente aseveró que no afectaría a Merlin, porque distribuye el 170% de su beneficio contable, dijo.

Felipe González dice sentir “orfandad” política 

El expresidente del Gobierno Felipe González criticó este jueves que el PSOE y Unidas Podemos se hayan repartido primero los cargos del Ejecutivo –con Pablo Iglesias como vicepresidente– antes de hablar del programa que va a marcar la próxima legislatura porque la casa “se construye desde abajo, no se construye por el tejado”. El ex dirigente socialista admitió, además, sentir “orfandad” representativa en el PSOE pilotado por Pedro Sánchez y reconoció que no le felicitó por su victoria electoral del domingo porque no le pareció “necesario”.

González dijo que tal vez el reparto de cargos “facilite las cosas” para llegar a un acuerdo, comparándolo con “darle un cargo a Juanito y así Juanito critica menos”. En todo caso, no quiso valorar el pacto sellado entre Sánchez e Iglesias, porque aseguró no tener “ninguna seguridad de que sea lo mismo que pasará mañana”, dando a entender que el acuerdo podría no llegar a buen puerto.

Así, el exmandatario instó a “quien sea que esté en el Gobierno” a que defienda la Constitución frente a los que quieren romperla “unilateralmente”. Por eso, avisó de que no aceptará, si se llega al propósito de romper las reglas de convivencia que “en parte ya están rotas”, una ruptura territorial, ya que ello sería “romper con el paquete de ciudadanía” del que depende “la igualdad” entre territorios.

Aznar dice que un gobierno Frankestein tendría mas armonía que uno entre PSOE y Podemos

Por su parte, la fundación FAES, dirigida por el ex presidente popular José María Aznar, consideró ayer que Sánchez había elegido “la peor fórmula” posible al apostar por un Gobierno con Podemos, por lo que auguró que el pacto “terminará mal, aunque no sea pronto” e ironizó que “Frankenstein comparado con lo que parece venir resultará un modelo de armonía”.

La fundación añadió que, con esta decisión, Sánchez perdía “cualquier resto de credibilidad que le pudiera quedar” y afeó su acercamiento a Podemos como una táctica “para mantener el poder a cualquier precio”. Por último, advirtió que la “debilidad” del líder del PSOE, “agravada” tras las elecciones, es una “tentación irresistible” que utilizarán los independentistas para “avanzar en su estrategia de ruptura” y “llevar al sistema político de la Constitución a su peor crisis”.

UGT pide subir el salario mínimo a 1.000 euros

Incentivar la demanda. El sindicato mayoritario UGT instó ayer al próximo Gobierno a subir el salario mínimo interprofesional hasta los 1.000 euros al mes, después de que en enero el PSOE lo incrementara un 22% hasta los 900 euros. Según el sindicato, los datos de inflación de octubre –que confirman que se mantuvo al 0,1%, en mínimos de los últimos tres años–, evidencian la necesidad de subir los sueldos para permitir a los trabajadores ganar el poder de compra perdido. “Son compatibles ganancias de poder adquisitivo y subidas salariales con entornos de inflación estable y controlada, siempre y cuando haya un comportamiento responsable de los márgenes empresariales”, sostuvo.

Normas