Telecomunicaciones

Vodafone España vuelve a sufrir los efectos de su reconversión y reduce ingresos un 10%

Los ingresos por servicios bajan un 8,7% con una caída del ebitda del 11,3%

Establecimiento de Vodafone en Málaga.
Establecimiento de Vodafone en Málaga.

Vodafone España sigue sufriendo los efectos de la reconversión iniciada el pasado año, encabezada por la decisión de abandonar el fútbol televisado. La operadora registró unos ingresos en su primer semestre fiscal de 2.161 millones de euros, un 10,2% menos que en el mismo periodo del año anterior.

En el informe presentado ante los inversores, el grupo Vodafone indica que el ebitda ajustado de la filial española se redujo un 11,3% hasta 460 millones de euros (un 13% reportado), mientras que el margen de ebitda se redujo en 0,2 puntos porcentuales, hasta situarse en el 21,3%. Esta evolución se debió principalmente a la reducción del ingreso por cliente (arpu) y a la reducción de la base de clientes, que fue parcialmente compensada por los menores costes por la compra de los derechos del fútbol y a la reducción del 6% de los costes operativos. En este este sentido, Vodafone cerró un ERE a principios de 2019, que supuso la salida de cerca de 1.000 personas.

Vodafone España registró un beneficio operativo ajustado negativo de 161 millones de euros, si bien el flujo de caja libre fue positivo en 41 millones, frente a las pérdidas del mismo periodo del pasado ejercicio.

Los ingresos por servicios descendieron un 8% en su segundo trimestre fiscal, entre julio y septiembre, con una ligera mejora frente al 9,3% del primer trimestre, reflejando el continuo impacto de las acciones comerciales que tuvieron lugar el pasado año para mejorar la competitividad de las tarifas, la decisión de no renovar la compra de los derechos televisivos del fútbol al no ser rentables, y la decisión de ir hacia segmentos de valor. Los ingresos por los servicios móviles bajaron un 8,5% en el trimestre, hasta 651 millones, mientras que en los servicios fijos, el descenso fue del 8%.

En el conjunto del semestre, los ingresos por servicio descienden un 8,7%, hasta 1.966 millones. Según Vodafone, la mejora en el trimestre refleja la tendencia del reposicionamiento comercial y la estabilización de la base de clientes.

“Nuestra evolución comercial se recuperó durante el primer semestre, y volvimos a tener altas netas tanto en móvil como banda ancha en septiembre, y nuestra base de clientes se ha estabilizado durante el segundo trimestre”, dijo Vodafone, destacando la buena evolución de Lowi, la marca low cost del grupo, que se ha convertido en la marca de mayor crecimiento de su segmento.

En un comunicado posterior, Vodafone España ha destacado que su base de clientes móviles aumentó en 66.000 en el segundo trimestre para cerrar septiembre con 13.575.000 (la cartera de clientes móviles de contrato creció en 7.000 en el mismo periodo). A su vez, el número de clientes de fibra también se incrementó en 26.000 para superar los 2.883.000, 120.000 más que hace un año.

Por su parte, el trimestre finaliza con un total de clientes de banda ancha fija de 3.163.000, en este caso con 5.000 menos que a cierre del periodo anterior. Finalmente, el número de clientes de Vodafone TV subió en 20.000 este trimestre para concluir septiembre con 1.307.000, lo que supone un incremento de 45.000 respecto al mismo periodo del año anterior.

A cierre de septiembre de este año, seis meses después de su lanzamiento, la compañía ha alcanzado los dos millones de líneas en las nuevas tarifas, de las cuales más de 1,2 millones incluyen datos ilimitados.

Normas