Las complicadas quinielas para desbloquear una incierta investidura

Un eventual pacto de izquierdas dependería de los regionalistas y de la abstención de Esquerra o el apoyo de Ciudadanos

Las complicadas quinielas para desbloquear una incierta investidura
Congreso de los Diputados

La gobernabilidad no mejora respecto a las elecciones de abril. Con el 98% de los votos escrutados, se confirma el panorama que dibujaban las encuestas: se repite el bloqueo y la formación de gobierno será complicada. El bloque de izquierdas ha superado en escaños a los tres partidos que conforman el bloque de derechas. PSOE, Unidas Podemos y Más País suman 158 escaños. PP, Vox y Ciudadanos, por su parte, logran 151 diputados. 

En todo caso, la investidura de Pedro Sánchez no será una tarea sencilla y la posibilidad de unas terceras elecciones no es descabellada. La formación de un Gobierno de izquierdas queda en manos de los partidos regionalistas y además, de los independentistas o de Ciudadanos. Si tanto PSOE como Unidas Podemos y Más País logran los apoyos de PNV, CC, Teruel Existe y PRC obtendrían 169 votos a favor en la investidura, tan solo siete representantes por debajo de la mayoría absoluta.

Contando con estos apoyos regionalistas, la alianza de izquierdas tiene dos caminos para formar Gobierno. El primero pasa por lograr el apoyo de Ciudadanos y el segundo, por el de la abstención o el voto a favor de ERC. El partido naranja se negó a apoyar al PSOE en las elecciones de abril cuando ambas formaciones sumaban 180 escaños, pero durante la precampaña, Albert Rivera levantó el veto sobre Sánchez. Ahora, Ciudadanos ha perdido 47 diputados y con sus 10 representantes que le quedan, podría tener la llave en el caso de sumarse al pacto entre los regionalistas y el bloque de izquierdas.

Por el lado de los partidos independentistas, ERC, con 13 diputados, podría facilitar el Gobierno de Sánchez vía abstención o bien mediante apoyo directo. Si además de los regionalistas y del bloque de izquierdas ERC votara a favor de Pedro Sánchez, la alianza proveería 182 votos a favor, seis escaños por encima de los necesarios para la mayoría absoluta. Gabriel Rufián no descartó apoyar la investidura de Sánchez el pasado miércoles, pero recordó que "en política nada es gratis" y reclamó que el líder socialista se siente en la mesa de negociaciones para tratar de encontrar una salida política al conflicto catalán.

Por último, la gran coalición entre PSOE y PP sería la opción más clara para acabar con el bloqueo. Casado puso esta oferta sobre la mesa pero Sánchez la ha rechazado en varias ocasiones. En el caso de que la formación popular votara sí a Sánchez, esta alianza podría contar con 208 diputados a favor. Otra opción sería que el partido de Casado se abstuviera en la segunda vuelta de la investidura, algo que complicaría un acuerdo socialista con la formación morada.

Con los datos del escrutinio, un eventual gobierno socialista apoyado con abstención por el PP tampoco tendría la investidura asegurada: tendría a favor los 120 votos del PSOE, pero si Unidas Podemos, Vox, los partidos independentistas catalanes y los regionalistas votaran en contra, las cuentas no saldrían.  

Normas