Goldman Sachs prevé un Gobierno del PSOE, aunque muy débil para aprobar Presupuestos

Advierte que la fragmentación parlamentaria puede limitar la capacidad de reaccionar ante la desaceleración

pactos elecciones goldman sachs
Congreso de los Diputados EFE

Las elecciones generales del próximo domingo, las cuartas en cuatro años, volverán a arrojar un Parlamento muy fragmentado del que difícilmente saldrá un gobierno fuerte y estable. Pero, a diferencia de lo sucedido tras las elecciones de abril, en esta ocasión sí surgirá un Ejecutivo, liderado por el PSOE, ya sea en coalición con otras fuerzas de izquierda o en minoría, según apunta Goldman Sachs

"La presión sobre los partidos políticos para formar un gobierno y evitar otra convocatoria de elecciones se ha elevado significativamente", señala el banco estadounidense. Goldman Sachs espera que el partido más votado sea al menos capaz de constituir un Gobierno en minoría gracias a la abstención de la oposición en el caso de que fracase de nuevo la opción de una coalición.

El escenario que cree más probable, a la luz de las encuestas, es una victoria del PSOE, que formaría una coalición con otras formaciones de izquierda como Podemos y Más País y algunos partidos nacionalistas e independentistas, que volverían a jugar un papel clave. Otra opción sería un Gobierno del PSOE en minoría, gracias a la abstención de varias fuerzas de la oposición, que darían su apoyo a cambio de pactar unos presupuestos para 2020.

Un Ejecutivo de derechas formado por PP, Ciudadanos y Vox también es posible aunque menos probable, según Goldman Sachs, ya que no tendría la mayoría de escaños suficientes para formar gobierno.

En cualquier caso, y una vez alcanzado el difícil acuerdo necesario para formar gobierno, "la aprobación de los presupuestos para el nuevo ejecutivo sería un desafío por la persistente fragmentación del Parlamento", apunta el banco estadounidense. Para Goldman Sachs, un presupuesto de un Gobierno de izquierdas liderado por Podemos se mantendría en la senda de consolidación fiscal de los últimos presupuestos de Mariano Rajoy, de 2018, y prorrogados en 2019. La velocidad y la composición del ajuste fiscal sí marcarían las diferencias, ya que el PSOE planea un menor recorte del gasto y una mayor recaudación con la tasa digital y sobre las transacciones financieras.

"El impacto sobre la economía de la incertidumbre política ha estado limitada por las intensas reformas estructurales que se adoptaron tras la crisis financiera global y la fortaleza del crecimiento en los últimos años. Sin embargo, el crecimiento se ha ralentizado notablemente este año y la fragmentación política puede reprimir la capacidad de España para adaptar las políticas económicas adecuadas para dar respuesta", añade Goldman Sachs. 

Normas