Refugio

El repunte del interés de la deuda toca techo ante la incertidumbre económica

El interés del bono francés a 10 años cae de nuevo tras entrar en positivo por primera vez desde julio. El aviso del FMI de los riesgos en la zona euro reactiva las compras

El repunte del interés de la deuda toca techo ante la incertidumbre económica Pulsar para ampliar el gráfico

Lo ocurrido hoy con la deuda soberana francesa es una señal reveladora del estado de ánimo de los inversores. El rendimiento de su bono soberano a una década se aproximó esta mañana por momentos al terreno positivo, en el que no cotiza desde mediados de julio, en un alza de rentabilidades común al conjunto de la deuda europea en las últimas semanas después de los mínimos sin precedentes de agosto y de que se haya suavizado la aversión al riesgo.

El Brexit y la guerra comercial habían dado por fin señales positivas: el peligro de una salida a las bravas del Reino Unido el 3 de octubre había quedado conjurada y EE UU y China están acercando posturas en su disputa comercial. Las Bolsas habían retomado el brío alcista y los inversores aprovechaban para tomar beneficios en la deuda soberana.

Sin embargo, la inquietud sobre la salud de la economía europea persiste, como confirmó hoy el FMI con su rebaja de previsiones de crecimiento económico en la zona euro. Su advertencia bastó para devolver las compras a la deuda soberana francesa, lo que devolvió al bono a una década con rapidez al terreno negativo. Su rendimiento ha caído de nuevo, hasta el -0,03%. El rendimiento del bund y del bono español también registró descensos, después de haber pasado en poco menos de tres meses del -0,7% al -0,3% en el caso del bono alemán y del 0,03% al 0,3% en el caso del español.

“La reciente subida de rentabilidades de la deuda soberana europea es más una reacción puntual ante una menor aversión al riesgo, pero la situación macroeconómica de fondo no ha cambiado”, explica Cristina Gavín, gestora de Ibercaja Gestión, para quien esos repuntes no tendrán mucha más continuidad. “La reanudación de las compras de deuda del BCE también juega a favor de que las rentabilidades hayan tocado techo”, añade.

Las noticias positivas del Brexit y la guerra comercial han permitido la subida de rentabilidades en las últimas semanas

Óscar Moreno, gestor de deuda de Renta 4, reconoce que la elevada prima con la que cotizan los bonos soberanos ha disminuido, gracias a la menor inquietud por el Brexit y la guerra comercial. “Pero los datos económicos de Europa no son halagüeños y hay mucha liquidez a la espera de ver hacia dónde va el curso de la economía”. En su opinión, el gran catalizador para las ventas en la deuda soberana sería un acuerdo firme entre EE UU y China, del que aún no hay señales claras, por lo que las rentabilidades de la deuda estarían cerca de haber tocado techo.

La menor aversión al riesgo facilitada por el Brexit y la tensión comercial ha permitido por ejemplo una caída en el precio del bono a diez años –que se mueve a la inversa de su rentabilidad– emitido por el Tesoro en junio del 1,7% desde los máximos de agosto. Desde su lanzamiento el 19 de junio, esta referencia ha elevado su precio en cualquier caso el 3%.

Mientras tanto, la caída de precios de la deuda en las últimas semanas no ha sido obstáculo en ningún caso para frenar la oleada de emisiones de deuda. En la jornada del martes, y coincidiendo con la reanudación de las compras netas del BCE en el mes de noviembre, 16 emisores europeos salieron al mercado con colocaciones por importe de 15.300 millones de euros y con una demanda total por casi 50.000 millones. Se trata del mayor volumen diario desde el 17 de septiembre, cuando se emitieron 17.450 millones, apunta Natixis.

En la sesión de hoy, Santander Consumer Finance lanzó 500 millones de euros en deuda senior a 7 años, con demanda por más de 1.450 millones.

Grecia, la nueva protagonista


Grecia volvió hoy a colocar letras a tres meses con interés negativo, por segunda vez en su historia. Lo hizo a un interés del -0,08%, inferior al -0,02% de la subasta del 9 de octubre y la demanda registrada superó en 3,22 veces la oferta. “La deuda griega da más rentabilidad y se ve ahora con mejores ojos, es la gran novedad”, explica Óscar Moreno, de Renta 4.

Luxemburgo también emitió deuda hoy, por 1.700 millones a 7 años a un interés negativo de midswap menos 14 puntos básicos que no fue obstáculo para una abundante demanda, superior a los 6.400 millones de euros.

Finlandia en cambio no alcanzó, por primera vez en años, el objetivo máximo de emisión en la colocación de bonos con vencimiento en 2034. Recibió peticiones por 717 millones y acabó colocando 567 millones frente al objetivo máximo de 1.000.

Normas