Acerinox reduce un 10% la producción de acero por las tensiones comerciales

La empresa sube en Bolsa tras batir las previsiones, pese a perder 113 millones de euros

acerinox
Una planta de la empresa Acerinox.

El fabricante español de acero Acerinox, uno de los mayores productores mundiales en su sector, redujo un 10% la producción de acero hasta las 1.740.465 toneladas en los nueve primeros meses de este año respecto al mismo período del año anterior. Sin embargo, se ha anotado una subida en Bolsa superior al 2% en la apertura del selectivo español que ha llegado al 3,88% al cierre debido a que batió previsiones del beneficio neto, que fue de 113 millones en los primeros tres trimestres. 

La empresa dirigida por Bernardo Velázquez Herreros presentó un resultado en los primeros nueve meses del año de 113 millones de euros, un 49% menos que en el mismo período del año anterior. El resultado del tercer trimestre fue de 44 millones, 7,3 millones más que la previsión del consenso de analistas de la agencia Bloomberg.

La empresa adjudica la caída en la producción y sus peores números en comparación con 2018 a las tensiones comerciales mundiales y a las medidas "proteccionistas" de los países, sumado al "exceso de producción en China, que ejerce una gran presión sobre los precios en todos los mercados".

En la presentación de resultados de este lunes, Acerinox también mostró una caída en los ingresos del 5% respecto a los nueve primeros meses de 2018. La compañía obtuvo 3.661 millones, 211 millones menos que en los primeros tres trimestres de 2018. En el caso del Ebitda, por otra parte, la caída fue del 31%, hasta los 290 millones.

Problemas en Europa y Asia

En Europa, Acerinox remarcó que la demanda de acero, en línea con las estimaciones macroeconómicas, sigue débil. "Hasta septiembre el consumo aparente de producto plano cayó un 5,4%", aseguró la compañía fundada en 1970. Y agregó que los precios continúan siendo bajos debido a la fuerte presión de las importaciones, la debilidad e la demanda y medidas de salvaguardas ineficientes. 

El exceso de producción en Asia, según la empresa, "provocó un incremento de inventarios y una caída en los precios de acero que no son sostenibles". La compañía, además, argumentó que la especulación en los precios del níquel por el veto a la exportación del mineral en Indonesia, generó volatilidad en los precios del acero inoxidable. 

Por otra parte, Estados Unidos, según la empresa, es la excepción, ya que "sigue siendo el mercado de mayor estabilidad".

Normas