Instrumento de rescate

Los brókeres de Bolsa y las gestoras piden a Economía que reforme su fondo de garantía

El sector solicita que se rebaje el nivel de la aportaciones

La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño.
La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño. EFE

Es como el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), pero para los intermediarios de los mercados, en lugar de para los bancos. El Fondo de Garantía de Inversiones (Fogain) se creó en 2001 para blindar el dinero depositado por los clientes en sociedades, agencias de valores, gestoras de carteras y gestoras de fondos de inversión. Las entidades adheridas al fondo, que concluyó el año pasado con un patrimonio de 100,6 millones de euros, solicitan al Ministerio de Economía que reformule el funcionamiento de este vehículo de rescate y aplique una rebaja de las aportaciones y ponga en marcha determinadas exenciones.

La regulación del Fogain data de hace 18 años y contempla unas aportaciones exigentes para sus miembros. Primero, un importe fijo de 20.000 a 40.000 euros en función de los ingresos; segundo, el 2 por 1.000 del dinero en efectivo que tengan depositado más el 0,05 por 1.000 del valor de los instrumentos financieros (bonos, acciones o derivados, principalmente); y tercero, el resultado de multiplicar el número de clientes por tres euros. Las empresas de asesoramiento (eaf) son las únicas firmas de servicios de inversión que no tienen que aportar dinero al fondo.

Fuentes del sector señalan que se ha pedido a Economía que se renueve toda la regulación relativa a este fondo de rescate y que se actualice en un momento de debilidad para este tipo de intermediarios. Sin embargo, una portavoz del departamento que dirige en funciones Nadia Calviño matiza que este tema no está sobre la mesa del ministerio. Las empresas de servicios de inversión (agencias y sociedades de valores) han visto mermado su beneficio entre enero y agosto un 40%, hasta los 44,3 millones, debido a los costes tecnológicos y administrativos derivados de la puesta en marcha de la directiva europea Mifid 2, en vigor desde enero de 2018.

La nueva regulación obliga, entre otras cuestiones, a que las entidades adopten todas las medidas "suficientes" para que sus clientes obtengan el mejor resultado posible en sus operaciones en el mercado. BME continúa siendo líder por liquidez entre los valores nacionales –su cuota de mercado en septiembre fue del 69%– , pero hay otras plataformas, como Turquoise, Bats CXE o Chi-X en las que también se negocian valores españoles. Y participar en ellas es caro y exige invertir en tecnología.

Con un patrimonio de 100,6 millones a cierre del año pasado, un 13,8% más que en 2017, según el último informe anual de la CNMV, las entidades adheridas a este fondo piden árnica en cuanto a las aportaciones. Estos recursos son más que suficientes para afrontar posibles problemas, según fuentes conocedoras de las peticiones. El Fogain, al igual que el FGD, fue potenciado en octubre de 2008 para que se homologara el importe garantizado en todos los países de la Unión Europea. Este pasó de los 20.000 a los 100.000 euros en plenas turbulencias tras la quiebra de Lehman Brothers.

A cierre del año pasado, había 167 entidades adheridas. El 54,5% de ellas eran sociedades y agencias de valores, y el 45,5% restante, gestoras de fondos, principalmente de inversión.

Son varias las peticiones que se están realizando al Ministerio de Economía y también a la CNMV, otro organismo que tiene poder sobre el fondo. La propia normativa que regula el Fogain señala que "el Ministerio de Economía podrá, a propuesta de la CNMV, acordar la disminución de los importes y porcentajes (...) cuando el patrimonio del fondo alcance una cuantía suficiente para el cumplimiento de sus fines". Es más, la regulación aclara que las aportaciones al Fogain terminarán cuando su patrimonio alcance la cuantía equivalente a multiplicar los 100.000 euros blindados por cada inversor por el 5% del número de clientes cubiertos.

Fuentes conocedoras de las peticiones apuntan varios elementos. Por un lado, se está solicitando que las agencias y las sociedades de valores que no operan con cuentas de valores –hay una parte de ellas que no actúan en los mercados, sino que se dedican a otras labores, como el asesoramiento– no se adhieran. También se plantea que queden eximidas de formar parte del Fogain las gestoras de fondos, si bien estas últimas solo han de aportar dinero si además de gestionar fondos o sicavs hacen gestión discrecional de carteras de clientes y asesoramiento. Otra cuestión que lastra la creación de entidades es que estas tengan que aportar los 20.000 euros mínimos aunque obtengan el registro a finales de año.

El último caso fue el de Interdin

Blindaje. El Fogain tiene la misión de ofrecer a los clientes de sus entidades adheridas la cobertura de una indemnización en caso que alguna de estas entidades entre en una situación de concurso o declaración de insolvencia por parte de la Comisión Nacional del Mercado de Valores”, según la definición de la propia institución. Existen dos casos abiertos actualmente en los que interviene el Fogain. El último caso, que no está completamente cerrado, es el de Interdin el broker de Banco Madrid con unos 6.000 clientes. La CNMV declaró en noviembre de ese año “que Interdin Bolsa no puede cumplir con las obligaciones contraídas con los inversores” con lo que fue el Fogain quien se hizo cargo de compensarles. La CNMV explica en un documento que en 2018 el fondo recuperó 5,44 millones de euros del concurso de acreedores de Interdin Bolsa, lo que supone que hasta la fecha había rescatado aproximadamente el 88% del importe total satisfecho por el Fogain a los clientes de la entidad.

Normas