Grifols lanza una refinanciación gigante por 5.300 millones

Los objetivos son reducir el coste del pasivo y alargar el periodo de vencimiento

Víctor Grífols Roura, presidente  de Grifols.
Víctor Grífols Roura, presidente de Grifols.

Grifols inicia el proceso para abaratar y alargar su deuda casi tres años después de la última megarefinanciación. La compañía farmacéutica comunicó este lunes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que inicia el proceso de refinanciación del pasivo de la compañía por importe de hasta 5.300 millones de euros, “con el propósito de continuar con los planes de crecimiento a largo plazo”, según informó la empresa catalana.

La cotizada en el Ibex 35 quiere aprovechar el momento de tipos de interés bajo mínimos. Por eso comienza este proceso que presumiblemente estará finiquitado en el plazo de un mes. Esta nueva financiación comprende el llamado term loan B, destinado a inversores institucionales, y como novedad la emisión de bonos senior secured. Además, abre una nueva línea de crédito revolving, que será financiada por los bancos.

“Los principales objetivos que se pretenden con esta refinanciación son, entre otros, reducir el coste de la deuda, alargar el periodo de vencimiento y mejorar la flexibilidad de los términos en base al sólido perfil de crédito y rating de Grifols”, explicó la empresa en el comunicado.

La refinanciación está asegurada por Bank o America Merrill Lynch, BNP Paribas, HSBC, JP Morgan y BBVA. Se prevé que el nuevo vencimiento pueda llegar hasta 2027.

Actualmente la empresa farmacéutica tiene una deuda financiera bruta de 5.845 millones y 554 millones en caja, con un coste que puede superar el 3,5%, según fuentes de mercado.

El laboratorio ya refinanció en febrero de 2017 su deuda también para abaratarla y tras la compra de una unidad de diagnóstico de la empresa estadounidense Hoologic por 1.750 millones. De esa refinanciación de 2017 nace la actual estructura de financiación. Por un lado creó el tramo A, de 3.000 millones de dólares, consistente en un préstamo sindicado con 50 entidades financieras, en condiciones de líbor más 175 puntos básicos con vencimiento a 2025. Ahora, ese tramo desaparecerá y como novedad se utilizará la fórmula de emisión de bonos.

En el tramo B, 140 inversores institucionales (fondos de deuda, pensiones, aseguradoras o reaseguradoras) suscribieron otros 3.000 millones hasta 2023 a líbor más 225 puntos básicos. Ahora ese tramo se ampliará y se alargará el plazo. Por último, la línea revolving de 300 millones también se ampliará.

En 2017, la compañía catalana emitió bonos por 1.000 millones de dólares, un tipo de deuda que cotiza actualmente en Irlanda, y que seguirán vigentes. Los nuevos bonos, sin embargo no cotizarán, utilizarán el formato senior secured, no cotizarán y estarán emitidos en euros.

El negocio

Grifols acordó este año entrar en el capital de su rival china Shanghai RAAS, de la que controlará el 26,2% de la empresa, como primer gran paso para estar en este mercado que se espera que crezca exponencialmente. Víctor Grifols, presidente de la compañía aseguró este mayo en la junta de accionistas que era necesario estar en ese país, porque es un “mercado espectacular”. “El plasma de EE UU se va a terminar. No hay más solución que fabricar en China”, opinó.

La multinacional de hemoderivados ganó 286,9 millones en los seis primeros meses del año, un 10% menos que en el mismo período de 2018, mientras que la cifra de negocio alcanzó los 2.423,4 millones, con un incremento del 14,3%.

Normas