La Bolsa borra las subidas ante las dudas de que el acuerdo del Brexit salga adelante

El Ibex y la libra se dan la vuelta por la oposición de la oposición al pacto firmado por Johnson

ibex 35
En la imagen, la Bolsa de Madrid. EFE

El Brexit continúa siendo un quebradero de cabeza para los inversores. Cuando parecía que las nubes empezaban a despejarse con el acuerdo alcanzado entre Londres y Bruselas, ahora las dificultades del primer ministro británico para obtener el visto bueno del Parlamento ensombrecen el panorama. En cuestión de minutos los inversores pasaron de la euforia al escepticismo. El Ibex fue incapaz de resistir la presión vendedora y concluyó con una caída del 0,5%. Pero nada más saltar la noticia, la Bolsa subió un 1% y se aproximó a los máximos de mayo, quedando a solo siete puntos de los 9.500.

Las dificultades de Boris Johnson para conseguir el apoyo de los unionistas de Irlanda del Norte y los laboristas de Jeremy Corbyn también pasó factura a las principales Bolsas europeas que dijeron adiós a las ganancias y cerraron en rojo. El Dax alemán cedió un 0,12%; el Cac francés, un 0,42%, y el Mib italiano, un 0,23%. Solo el FTSE británico, favorecido por la caída de la libra, escapó a las pérdidas con un alza del 0,2%.

Andrés Aragonés, analista de Self Bank, aconseja ser precavidos antes de afirmar que el Brexit “es un tema cerrado”. En la misma línea se mueve Ludovic Colin, de Vontobel AM, que ante las dudas mostradas por los inversores afirmó que la reacción positiva sería de “corta duración”. “Ya hemos vivido antes esta situación con el acuerdo de Theresa May, el cual fue rechazado en tres ocasiones en el Parlamento”, señala.

Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4, explica que el pacto que Jean Claude Juncker llevó al consejo europeo no supone un cambio de escenario. “Estamos igual. El acuerdo debe pasar ahora por Westminster y si no sale adelante Johnson solicitará la prórroga. No ha cambiado nada y las dudas siguen siendo las mismas”. La experta considera que el mercado está siendo irracional y si bien una salida negociada de Reino Unido de la UE ayudaría a despejar las dudas, para que el Ibex se aproxime a los máximos anuales e incluso los revalide “es necesario que la desaceleración toque suelo y que se ponga fin a la rebaja de las previsiones de crecimiento”.

Patricia García, de Macroyield, ve fácil que se revaliden los máximos con un Brexit despejado. No obstante, considera que incluso con el sí del Parlamento, “la incertidumbre no desaparecería por completo”. La experta condiciona los nuevos máximos del Ibex a una moderación mayor de las tensiones comerciales entre China y EE UU. Desde Barclays Emmanuel Cau, responsable de renta variable europea, sostiene que “un acuerdo sobre el Brexit sería sumamente favorable para la confianza en la renta variable europea y británica, a pesar de que la fortaleza de la libra esterlina podría mermar parte de este repunte en el último caso”.

De regreso a la Bolsa española Siemens Gamesa (2,16%) fue el valor más alcista de jornada junto a Aena (2%) y Ferrovial (1,96%). En el lado opuesto se situaron Enagás, que bajó un 1,93%, CaixaBank (-1,87%), y Meliá (-1,68%). MásMóvil logró moderar los descensos y cerró con una caída del 1,62% el día después de la salida de Gala Capital de su accionariado.

En Europa los sectores más castigados fueron el alimentario (-0,91%) y el de recursos básicos (-0,82%). Por contra, el inmobiliario (0,77%) y el asegurados (0,61%) registraron el mejor desempeño.

En la recta final de la jornada los inversores volvieron a recurrir a la deuda como activo refugio, algo que alivió el repunte de las rentabilidades. El bono español a diez años concluyó en el 0,23% desde el 0,25% anterior.

Los valores con más exposición a Reino Unido

Los valores con mayor exposición a la economía británica no aguantaron la presión. Si bien nada más saltar la noticia del acuerdo entre Londres y Bruselas las ganancias se apodaron de estas cotizadas, a medida que avanzaba el día y conforme los inversores se daban cuenta de los obstáculos que quedan aún por delante, las ventas se extendieron sobre el mercado.

Santander fue el más penalizado con una caída del 1,59%. Le siguieron Iberdrola (-0,72%), Telefónica (-0,45%) e IAG (-0,07%). Solo Sabadell aguantó el tipo y finalizó en tablas, conservando así el euro por acción que recuperó el miércoles.

La libra es uno de los activos más sensibles a las negociaciones para materializar un salida ordena de Reino Unido de la UE. La divisa británica vivió ayer una sesión frenética en la que la volatilidad fue la regla imperante. Con los mercados bursátiles ya cerrados, la aprobación del tratado de salida por parte de los Veintisiete sirvió de alivio a la moneda de Reino Unido, que sube un 0,2% en su cruce frente al dólar, hasta los 1,286 billetes verdes, máximos de mayo. No obstante, estos ascensos están lejos del 1,24% que llegó a registrar a mediodía, momento en el que se aproximó a los 1,30 dólares. Más pobre es el comportamiento registrado frente al euro. El visto bueno del consejo no fue suficiente y la libra se dejó un 0,3%, hasta los 1,156.

“En la última semana, cuando empezó a aumentar la especulación sobre las probabilidades de que se alcanzara un acuerdo, la libra se ha revalorizado cerca de un 5% frente al dólar estadounidense. Sin embargo, sigue un 13% por debajo de los niveles anteriores al referéndum, y según varios parámetros de valoración de divisas como la paridad del poder adquisitivo y el índice Big Mac, está notablemente infravalorada”, afirma Jim Leaviss, jefe de renta fija de M&G. En concreto, el experto cree que la infravaloración de alcanza el 20%. “La moneda podría albergar un mayor potencial de subida si el acuerdo se aprueba en el Parlamento británico”, remarca Leaviss.

M&G no es la única firma que se muestra optimista. Aunque todavía existen más dudas que certezas, Keith Wade, economista jefe de Schroders, cree que el pacto sellado por el primer ministro británico, Boris Johnson, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, alejan los fantasmas de una salida desordenada. “A medida que este riesgo disminuye, se espera que la libra esterlina siga recuperándose y que los rendimientos de la deuda soberana británica aumenten, ya que los inversores prevén una mejora económica y una política monetaria más firme”, explica.

Olivia Álvarez, analista de Monex Europe, es más conservadora y defiende de “el único camino garantizado para la libra esterlina por el momento es una amplia volatilidad”.

Normas