España, entre los escasos países del mundo que han recortado su fuerza laboral en once años

La tasa de empleo de la economía española ha pasado del 65,1% en 2008 al 63,3% en la actualidad, según la OCDE

Ángel Gurría, secretario general de la OCDE.
Ángel Gurría, secretario general de la OCDE.

Una de las evidencias más claras de que la economía española aún no se ha recuperado del todo de los efectos de la crisis es que su mercado laboral está entre los pocos del mundo desarrollado que hoy tiene una tasa de empleo menor que la de que hace once años.

Esto significa que en 2008 el 65,1% de la población de entre 15 y 64 años residente en España tenía un empleo, frente al 63,3% que lo tiene actualmente, según datos facilitados hoy por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) --que evalúa a los cuarenta países más industrializados del planeta--.

La tasa de empleo así medida es el porcentaje de población en edad de trabajar que tiene un puesto de trabajo y cuanto mayor sea más fuerte es la fuerza laboral del país y su crecimiento supone un claro indicador de prosperidad económica. De hecho, la tasa de empleo global de la OCDE se mantuvo en el segundo trimestre en un nivel récord del 68,7%, tres décimas más que un año antes y 2,2 puntos superior a la de 2008.

Sin embargo, la evolución de la tasa de empleo en España ha sido negativa, algo que en el Club de los países ricos, como también se conoce a la OCDE, solo ha ocurrido en estos últimos once años en Grecia, Irlanda, Dinamarca y Noruega; mientras que en Estados Unidos se ha mantenido idéntica entre 2008 y 2019.

Si bien, de todos estos Estados que han disminuido su fuerza laboral en este tiempo, España está entre los que han registrado un menor recorte: 1,8 puntos frente a los cinco puntos menos de Grecia o los 3,1 de Noruega y Dinamarca. Aunque hay que precisar que todos estos casos no son equiparables, ya que, pese a la caída de la tasa de empleo en estos dos últimos países nórdicos, su fuerza laboral sigue estando entre las más altas del mundo (75% y 74,9%, respectivamente). De hecho, solo cinco países superan estas tasas de empleo: la República Checa (75,1%), Japón y Nueva Zelanda (77,6%), Holanda (78,2%) y Suiza (80,5%).

No obstante, la noticia positiva para España en materia de tasa de empleo es que pese a ser aún menor que hace 2008 lleva varios años incrementándose a un ritmo de alrededor de un punto porcentual anual. A pesar de ello, la economía española sigue lejos de poder cumplir el objetivo que le ha impuesto Europa consistente en alcanzar una tasa de empleo del 74% en 2020. De hecho, en la Unión Europea solo Grecia (con una tasa del 56,5%) e Italia (59%) tienen fuerzas laborales menos voluminosas que la española.

Normas