El cura Lezama abre mercado gastronómico en Nueva York

Se llama Lola y ocupa 1.600 metros cuadrados frente a la Biblioteca de Manhattan

Biblioteca Pública de Nueva York, muy cerca del mercado que abrirá el cura Lezama.
Biblioteca Pública de Nueva York, muy cerca del mercado que abrirá el cura Lezama.

El grupo Lezama abrirá un mercado gastronómico español, que llevará el nombre de Lola; en pleno corazón de Manhattan. Frente a la Biblioteca pública de Nueva York, en la 5ª avenida con la calle 39, se alzará este espacio de restauración de 1.600 metros cuadrados, que aglutinará distintos conceptos culinarios con el fin de promocionar la cocina y los productos españoles. A pesar de las trabas arancelarias de Donald Trump, el cura Luis Lezama, que para este proyecto cuenta con la financiación de un grupo de inversión, tiene claro el objetivo, como es “llevar la esencia de nuestras tradiciones a esta ciudad, donde habrá una sidrería, una arrocería, un restaurante de tapas... y todo ello singularmente presentados, no de una manera yuxtapuesta sino cohesionada, además de una presencia de los productos españoles, que prácticamente han desaparecido de Estados Unidos”.

Y detalla que durante el tiempo que pasa en Washington, donde el propietario del Café de Oriente y de la Taberna del Alabardero tiene abierta una sucursal de este último establecimiento, apenas encuentra aceite de oliva español, mermelada de La Real Fábrica o buenas conservas nacionales. “Todo ha sido sustituido por los productos Goya, una empresa fundada por un español en los años 40, que ha acaparado todo el producto, pero no es el auténtico. Y mi intención es darle espacio a nuestros productos de calidad, así como a los vinos”, afirma Lezama, que cuenta con experiencia en la gestión de mercados gastronómicos, ya que se ocupó durante un tiempo del Mercado de San Miguel en Madrid.

Aunque no hay fecha prevista de apertura de Lola, el empresario bilbaíno, que factura alrededor de 40 millones de euros, afirma que será inaugurado en 18 meses. De la decoración se encarga el interiorista Lárazo Rosa-Violán, y lo que aclara es que en el mercado neoyorquino no habrá ningún concierto de renombre.

Precisamente, en uno de los barrios de moda de Manhattan, en Hudson Yard, en la calle 30 con la avenida 10, abrió recientemente Little Spain, un mercado gastronómico gestionado por José Andrés y los hermanos Albert y Ferran Adrià. En este espacio hay una carnicería, una pescadería y un colmado en el que se despachan productos españoles, además de un comedor de cocina española, y varios rincones donde se sirven patatas bravas, churros, paella, tortilla, patatas y huevos fritos y dulces. Todas estas aperturas van en sintonía con otros mercados pioneros en Nueva York, como el italiano Eataly y el francés Le District.

Normas