Maroto pide a la UE que costee la pérdida de empleo por la quiebra de Thomas Cook

Reclama la activación del Fondo Europeo contra la Globalización, dotado con 150 millones al año

Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones
Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones

España ha solicitado ayuda a la Unión Europa para tratar de mitigar el impacto negativo de la quiebra de Thomas Cook en el empleo en el sector turístico, el segundo que más trabajadores tiene en España tras el comercio. Los últimos datos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio revelan que en agosto empleaba a 2,62 millones de trabajadores, de los que 2,12 millones eran asalariados y 498.420 eran empleados por cuenta propia.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto, se reunió esta mañana con la comisaria europea de Empleo, Marianne Thyssen, a la que reclamó la activación del Fondo Europeo contra la Globalización para mitigar el posible impacto de la pérdida de empleo. “La quiebra va a tener y está teniendo ya un grave impacto sobre el empleo por las filiales de la compañía británica que operaban en las Islas Baleares. Hablamos de casi mil puestos de trabajo en riesgo, pero sobre todo por los que están por venir", dijo en declaraciones a los medios desde Bruselas. "Hemos pedido que se solicite, y así lo vamos a hacer desde España, que se pueda desarrollar un expediente de esta crisis en el marco del Fondo Europeo de Globalización", añadió la titular de Turismo sin precisar qué volumen de financiación calculan necesaria. Una petición a la que se sumó Portugal y a la que España pretende también quue se adhieran Grecia, Alemania o Italia, destinos turísticos afectados también por la suspensión de pagos de Thomas Cook.

El Fondo Europeo contra la Globalización (FEAG) cuenta con un presupuesto anual de 150 millones de euros. Los fondos solo se pueden utilizar cuando las empresas se ven afectadas por cambios estructurales en las pautas del comercio mundial, provocados por el cierre de grandes empresas o la deslocalización fuera de la UE, entre otras circunstancias. Además solo podrán acceder a los fondos en dos supuestos: cuando se produce un despido colectivo de más de 500 trabajadores en una misma empresa o cuando un número elevado de trabajadores de un determinado sector pierde su empleo en una región o en varias regiones vecinas. Este instrumento no financia prestaciones de desempleo y sus fondos sirven para financiar hasta el 60% de la ayuda necesaria para que el trabajador despedido vuelva a encontrar empleo o cree su propio negocio.

Normas