Medios

Borja Prado, al rescate de Berlusconi: Peninsula se ofrece a comprar acciones de Mediaset para salvar la fusión

Se compromete a adquirir los títulos de inversores que rechacen la creación de MFE

Borja Prado, en una imagen de archivo.
Borja Prado, en una imagen de archivo.

Nuevo capítulo en la ópera bufa de la fusión de Mediaset. El miedo a que Vivendi, con casi un 29% de la matriz, ejerza su derecho de separación ha quedado solventado. El grupo de televisión informó el viernes a la CNMV de que ha llegado a un acuerdo con el fondo Peninsula Holding, liderado por antiguos directivos de Mediobanca y con el expresidente de Endesa, Borja Prado, actual consejero de Mediaset España, como cabeza visible para que, llegado el caso, compre la participación de Vivendi. Eso sí, con descuento. Fuentes cercanas a la operación señalan que ahora el escenario más probable es que el grupo francés no ejerza su derecho de separación y que se centre en su ofensiva judicial.

La batalla entre la familia Berlusconi, que controla el 44,2% de la matriz y ostentará el poder sobre el 52,5% del capital de la nueva sociedad gracias al sistema de voto reforzado ideado por Mediaset, y Vivendi continúa. Pero el viernes el mercado dio más posibilidades a que la saga del ex primer ministro italiano obtenga la victoria. El riesgo para la fusión de que Vivendi –que controla un 9,6% directamente y un 19,2% a través del fideicomiso Simon Fiduciaria– se fuera ha quedado anulado.

MEDIASET 5,63 -0,07%

Peninsula se ha ofrecido a ser la red de seguridad en caso de que haya problemas. Con un plantel de insignes directivos en su consejo de administración, como el ex número de dos de Mediobanca en España, Javier de la Rica, además del propio Borja Prado, el fondo se ha postulado para comprar hasta 355 millones de acciones de la nueva sociedad (valoradas en 1.000 millones de euros) en la que Berlusconi quiere aunar los activos de la empresa italiana y de su filial española. Cierto es que la oferta tiene muchos asteriscos. De entrada, solo se compromete a comprar las acciones de aquellos accionistas que controlen como mínimo un 5% del capital. Es decir, el blindaje se dirige a neutralizar a Vivendi.

180 millones

El proyecto abre la puerta a que Mediaset adquiera acciones valoradas en hasta 180 millones de euros, pero Vivendi tiene una inversión de 940 millones. Se puede subir la cuantía, pero obligaría al grupo a endeudarse. La opción más obvia para disuadir a Vivendi era buscar inversores que adquirieran su participación.

La intervención de Peninsula está condicionada a que se llegue a ejecutar la fusión –el objetivo del grupo francés es que la justicia la anule– y a que no haya dueños de más de 470 millones de acciones de la nueva sociedad, MediaForEurope (MFE), que quieran abandonar el barco.

Los límites en el caso de los accionistas de Mediaset España están más ajustados. Comprará un máximo de 17,8 millones de acciones de la firma resultante. En la junta celebrada en Madrid, votaron en contra de la operación accionistas con 57,7 millones de títulos. Este número, traducido a acciones de MFE, suma 134,4 millones (la ecuación de canje es de 2,33 por una), valorados en unos 378 millones de euros. La compra de Peninsula cubriría menos del 14%.

El viernes, Mediaset España subió un 3%, a 6,162 euros por acción. El precio sigue por debajo de los 6,544 euros por título del derecho de separación y es inferior a los 6,433 que arroja el canje. Las acciones de Mediaset Italia cerraron el viernes a 2,761 euros, y la conversión es de 2,33 títulos de la nueva empresa por cada uno de los españoles. La última cotización también se sitúa por debajo de los 2,77 euros del precio de salida fijado para los accionistas de la matriz.

El escenario más probable es que el grupo que controla Vincent Bolloré no haga uso de esta potestad, puesto que en última instancia supondría validar la fusión. La estrategia continuará centrada en una enmienda a la totalidad, según fuentes conocedoras de la operación. Vivendi ya anunció que impugnaría la junta del 4 de septiembre en la que se aprobó la fusión. Aduce que Mediaset no permitió votar a Simon Fiduciaria; si lo hubiera hecho, la integración no hubiera obtenido el número de síes necesario. “No tenemos comentarios sobre la medida [el acuerdo con Peninsula], aparte del hecho de que lo que está haciendo Mediaset es ilegal, porque no han permitido a Simon Fiduciaria votar”.

Un vehículo de la jet set política y empresarial

Radiografía. Peninsula Holding se creó en 2015 y gestiona, entre otros, patrimonio del fondo soberano de Qatar, Qatar Investment Authority. Mediaset asegura que el fondo ya está presente en Italia con participaciones en varias empresas como Italo, KIKO Milan, Azimut Holding, Guala Closures y Garofalo Healthcare. En la web del fondo aparecen como socios o asesores Javier Prado, hijo de Borja Prado, Jean Sarkozy, hijo del expresidente francés Nicolas Sarkozy, y Carlos Cortina, hijo del expresidente de Repsol Alfonso Cortina.

Aernnova. Peninsula adquirió en 2018 el 70% de la empresa junto al fondo de capital riesgo estadounidense TowerBrook y al vehículo de inversión presidido por Juan Abelló. La operación valoró el spin-off de Gamesa en unos 1.000 millones de euros.

Precio de Vivendi. El grupo galo construyó su actual participación en Mediaset comprando directamente en Bolsa a finales de 2016 a precios entre 2,2 y 4,5 euros por título. Desde entonces se ha embolsado jugosos dividendos, pero el plazo de salida planteado de 2,77 euros por título le acarrearía minusvalías.

Normas