Berlusconi arrincona a Bolloré en el ring de Mediaset

Vivendi puede vender perdiendo dinero, aceptar la estrategia del italiano, o seguir en los tribunales

Torre de Mediaset en Milán (Italia).
Torre de Mediaset en Milán (Italia).

Silvio Berlusconi ha encontrado una forma inteligente de impedir que su rival francés Vincent Bolloré frustre la fusión de 5.500 millones de dólares de Mediaset con su unidad española. La cadena italiana, controlada por el ex primer ministro y su familia, reveló el jueves que un pequeño fondo llamado Peninsula había acordado comprar acciones por valor de casi mil millones de euros a inversores a los que no les gusta el acuerdo. El sorprendente movimiento le da a Berlusconi la ventaja en la pelea a puñetazos entre los dos multimillonarios, que dura ya tres años.

El último enfrentamiento entre los antiguos amigos se debe al plan de Mediaset de crear una cadena paneuropea, que dio a conocer en junio. El acuerdo otorga a los accionistas descontentos de Mediaset el derecho a vender sus acciones a la cadena italiana a un precio de 2,77 euros por acción.

Pero la transacción no se llevará a cabo si la factura de la compensación supera los 180 millones de euros. La compra de la participación de Vivendi, cercana al 30%, costaría casi 1.000 millones de euros. Por lo tanto, Bolloré tenía la opción de matar la fusión ejecutando la cláusula de salida, manteniendo en la práctica el statu quo.

La llegada de Peninsula, que solo tiene cuatro años y que hasta ahora solo ha invertido 500 millones de euros de capital, permite a Mediaset llamar la atención sobre el farol de Bolloré. El magnate francés debe decidir ahora si desea activar la opción y venderla a aproximadamente a 1 euro por acción menos de lo que pagó originalmente por su participación en Mediaset. O podría aceptar a regañadientes el plan de Berlusconi de formar un actor paneuropeo, aceptando una parte más pequeña de la empresa ampliada con la esperanza de recuperar parte de los aproximadamente 300 millones de euros que ha perdido en la aventura.

La tercera opción es seguir luchando contra Berlusconi en los tribunales, con la esperanza de demostrar que las juntas de accionistas de Mediaset no se llevaron a cabo de forma legal. Pero eso es caro y podría prolongarse durante años. El sorprendente movimiento de Berlusconi ha arrinconado a Bolloré en el ring.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas