Mediaset aprueba su fusión pero Vivendi recurrirá a la justicia para anularla

Pier Silvio Berlusconi cree que el grupo francés no se retirará de la operación, pero si lo hace "hay inversores deseando entrar"

mediaset vivendi
Pier Silvio Berlusconi, consejero delegado de Mediaset Italia.

Sin sorpresas. La fusión de Mediaset Italia y su filial en España está aprobada en Milán y en Madrid. Pero Vivendi ha contraatacado con un duro comunicado en el que avisa de que "utilizará cualquier recurso legal en todas las jurisdicciones y países pertinentes para impugnar la legalidad de la nueva estructura propuesta, tanto en virtud de la legislación nacional como europea".

Una batalla más en la guerra entre dos magnates de los medios de comunicación –Berlusconi, por un lado, y Bolloré, por el otro– ha quedado dirimida. Pero todavía queda mucha guerra por delante. Las juntas de accionistas de Mediaset en Italia y España aprobarán la operación de fusión entre ambas que dará lugar a una firma, MediaForEurope (MFE), con sede en Holanda. Pero Vivendi ha anunciado todo tipo de medidas para que la operación no llegue a materializarse.

MEDIASET 5,54 0,69%
VIVENDI 25,17 1,04%

"La junta general extraordinaria de accionistas de Mediaset que se celebra hoy es ilegal porque su consejo de administración ha impedido a Simon Fiduciaria votar, basándose en una interpretación de la ley italiana sobre los medios de comunicación que es contraria al Tratado de la UE", asegura Vivendi. La firma gala controla el 28,8% del capital de la matriz, pero la mayor parte de esta participación, el 19,2%, se traspasó al fideicomiso Simon Fiduciaria en 2017 por una decisión del supervisor del sector de las telecomunicaciones en Italia. La explicación fue la posición de eventual monopolio de Vivendi en el mercado, pues también controla el 24% de Telecom Italia. 

La representante de Vivendi en la junta ha asegurado que "esta fusión tendrá como consecuencia inmediata la total aniquilación de los derechos de los minoritarios, sin pagarles ni siquiera una prima".  Caroline Le Masne de Chermont, jefa de asuntos legales de Vivendi, ha añadido que la operación de fusión no tiene un objetivo empresarial claro y ha sentenciado que "su propósito y efecto es otorgar a Fininvest el poder permanente de nombrar a todos los directores de MediaForEurope y aprobar todas las futuras resoluciones de los accionistas de la nueva entidad".

En la junta que Mediaset España celebra en Madrid, el representante de Vivendi, Vicente Vallejo, ha cargado hoy con dureza contra la fusión de la compañía con su matriz italiana y la creación de una matriz en Holanda (MFE), criticando a Fininvest, accionista de referencia de la citada matriz transalpina.

"El único beneficiario es Fininvest y el señor Silvio Berlusconi", ha dicho el representante de Vivendi, quien ha desvelado que el grupo tiene algo más de un 1% del capital de Mediaset España, además de su participación en Mediaset Italia.

"Vamos a votar en contra y ejerceremos las acciones legales que se consideren", ha explicado Vallejo, recordando que Mediaset no tiene ningún tipo de presencia en los Países Bajos. En su opinión, la redomiciliación en Holanda solo favorece a Fininvest y perjudica a los demás. "Evade el gobierno corporativo desde España, y hay riesgo de perder influencia y rentabilidad", ha indicado el representante de Vivendi, añadiendo que en dos años, Fininvest tendrá un 70% de los derechos de voto de la nueva sociedad matriz holandesa. "Es una operación abusiva que no responde a ninguno de los retos a los que se enfrenta el sector como la competencia con Netflix o Amazon", ha indicado.

En su respuesta al representante de Vivendi, el consejero independiente Javier Díez Polanco, ha rechazado las acusaciones, asegurando que el grupo francés tiene "intereses extrasociales". Además, ha añadido que Vivendi se mueve en un interés de competidor de Mediaset, para bloquear la creación de un gigante europeo del entretenimiento. "Tiene fines particulares en claro choque con el proyecto empresarial que aquí se presenta", ha dicho.

Díez Polanco ha defendido el plan de establecer la sede en Holanda indicando que es idóneo por la neutralidad. "No es un inconveniente, y favorecera la consolidación con otros actores", ha afirmado.

En su discurso ante los accionistas, el presidente de Mediaset, Alejandro Echevarría, ha defendido la operación, señalando que tiene todo el sentido para la supervivencia y expansión futura de la compañía.

"La transacción está dirigida a crear un grupo con estructura de capital sostenible y generación de caja que pueda competir a nivel paneuropeo", ha explicado el directivo, quien ha añadido que la internacionalización y las economías de escala son el objetivo. Echevarría ha destacado que la operación no afectará a las actividades, indicando que las acciones de la futura sociedad MFE cotizarán en las bolsas de Italia y España.

Inseguridad jurídica

Vivendi sí ha podido votar por el 9,6% que controla directamente tras la luz verde la justicia italiana, pero Mediaset ha impedido que el fideicomiso asista a la junta. "Mediaset está haciendo caso omiso de los derechos más básicos de los accionistas y de los principios de gobierno corporativo con el único objetivo de favorecer a Fininvest [el holding de Berlusconi que controla el 44,2% de la matriz] sin siquiera reconocer una prima a las minorías". Los accionistas que decidan ejercer su derecho de separación recibirán 2,77 euros por acción, cuando ahora cotiza a 2,83. 

"Un número cada vez mayor de accionistas e inversores cuestionan las ventajas de la operación propuesta y dudan de que pueda crear valor alguno. El Consejo de Administración de Mediaset, a través de sus reiteradas decisiones ilegales, ha puesto a la empresa en una situación de inseguridad jurídica", sentencia Vivendi. 

"Inversores deseando entrar"

El vicepresidente y consejero delegado de Mediaset Italia, Pier Silvio Berlusconi, afirmó este miércoles que el grupo italiano está convencido de que Vivendi no se retirará de la fusión entre la matriz italiana y la filial española, aprobada en Milán y que espera obtener luz verde también en la junta de accionistas de Madrid. 

"No estoy preocupado en absoluto (de una posible salida de la empresa del multimillonario Vincent Bolloré), porque estamos convencidos de que Vivendi no tiene intención de retirarse", declaró a los medios en Milán el hijo del ex primer ministro italiano y empresario Silvio Berlusconi.

No obstante, añadió, si la empresa francesa decide ejercer su derecho de salida recogida en el folleto de integración o vender sus acciones en el mercado, el grupo italiano está tranquilo porque "hay otros inversores listos para entrar".

Pier Silvio Berlusconi se dijo "satisfecho" por el éxito de la votación en la sede del grupo en la localidad de Cologno Monzese, en la provincia de Milán (norte), porque "el mercado ha apoyado el proyecto".

Normas