Renta fija

El 40% de los fondos de bonos ‘high yield’ sufriría con un shock de reembolsos

El supervisor europeo ESMA publica un test sobre más de 6.000 carteras de renta fija

Dos operadores de la Bolsa de Fránfort.
Dos operadores de la Bolsa de Fránfort. AFP/Getty Images

El coordinador de los supervisores europeos de valores (Esma, por sus siglas en inglés) ha realizado un test de estrés para comprobar la resistencia de los fondos a un posible shock de reembolsos masivos y ha alertado de los problemas de liquidez que podrían llegar a tener los fondos de bonos de alto rendimiento (high yield, en la jerga), con calificaciones inferiores al grado de inversión, el ansiado BBB-, en caso de que los partícipes decidan sacar su dinero de forma masiva. 

La institución ha estudiado 6.600 carteras de renta fija registradas en la Unión Europea con activos por valor de 2,5 billones de euros para ver su comportamiento en caso de que los inversores reclamaran el reembolso de sus inversiones. Entre las conclusiones, el test destaca que, "en general, la mayoría de los fondos pueden hacer frente a choques tan extremos pero posibles, ya que tienen suficientes activos líquidos para satisfacer las solicitudes de reembolso de los inversores".

Sin embargo, Esma afirma que "se identifican focos de vulnerabilidades, especialmente en los fondos de bonos high yield". Según el análisis realizado, hasta el 40% de estos productos sufrirían problemas de iliquidez en caso de ser necesario realizar grandes reembolsos. En el ejemplo de test realizado por ESMA, en función del fondo se han simulado reembolsos semanales del 5% al 10% de su patrimonio. El coordinador de los supervisores europeos advierte de que las carteras afectadas tendrían un impacto en su valor de entre 1,5 y 3 puntos porcentuales. 

La fuerte caída de las rentabilidades de la deuda ha llevado a muchos inversores a apostar por bonos high yield para lograr arañar mayores rentabilidades pese a que este tipo de producto financiero cuenta con calificaciones crediticias por debajo de la categoría de inversión.

El presidente de la Esma, Steven Maijoor, ha explicado que el objetivo de este test de estrés es garantizar la resistencia del sector ante posibles crisis, dado que los fondos de inversión han registrado un fuerte crecimiento en los últimos años, desde de los 6,2 billones de euros en 2007 a los 9,3 billones del año pasado. 

Los resultados se conocen meses después de que se conocieran los problemas para realizar reembolsos en un fondo británico del gestor Neil Woodford, que obligaron a bloquear los reembolsos tras perder a uno de sus clientes más importantes.

Además de este test de muestra, ESMA ha publicado este lunes las directrices definitivas para los test de estrés de liquidez a los que deberán someterse los fondos de inversión que serán aplicables desde el 30 de septiembre de 2020.

De este modo, los gestores de fondos tendrán que evaluar los activos y pasivos bajo su gestión, incluyendo las solicitudes de reembolso por parte de los inversores, que representan la causa más común y la mayor fuente de riesgo de liquidez y podrían llegar a afectar a la estabilidad financiera.

Normas