Los grandes bancos luchan por participar en la salida a Bolsa de Saudi Aramco

La petrolera es la empresa más rentable del mundo, según Bloomberg

Un trabajador de Saudi Aramco, frente a una planta de la empresa, en Arabia Saudí.
Un trabajador de Saudi Aramco, frente a una planta de la empresa, en Arabia Saudí.

Los grandes bancos del mundo comienzan esta semana a exponer sus razones para participar de la mayor Oferta Pública de Venta (OPV) del mundo, que realizará la empresa petrolera y de gas Saudi Aramco, que pertenece al Estado de Arabia Saudí. La compañía tiene decidido salir a cotizar al mercado bursátil y ya hay varias Bolsas que manifestaron su interés en que coticen allí, como Nueva York, Londres y Hong Kong. Y también bancos como el HSBC, JP Morgan y Morgan Stanley.

La disputa se prevé dura porque Saudi Aramco es la empresa más rentable del mundo, según la ha definido Bloomberg. En el primer semestre de este año la compañía registró un beneficio neto de 42.180 millones de euros y 147.300 millones de euros de ingresos. En 2018 fue el primer año en el que la compañía de Oriente Próximo presentó resultados públicos, justamente como parte del plan de salida a Bolsa.

Los números de 2019, sin embargo, fueron peores que los de 2018. Un 13% menos, en el caso del beneficio neto, achacados a la caída del precio del petróleo. Pero los resultados son marcadamente superiores a los de las mayores cotizadas en Bolsa, como Apple, la estrella, que tuvo un beneficio 33% menor al de Saudi Aramco en los primeros seis meses de 2019. Incluso, el beneficio neto sumado de las cinco petroleras más importantes de occidente (Exxon Mobile, Shell, British Petroleum, Chevron y Total) en el primer semestre de este año fue un 46% menor al de la compañía saudí.

Saudi Aramco invitó a más de 20 firmas de asesoría de EE UU, Europa y Asia para que compitan en la participación de la OPV, incluidos algunos de los suscriptores más grandes del mundo, así como a varios bancos más pequeños.

Saudi Aramco, en 2016, había anunciado que comenzaría a cotizar en 2018, pero luego pospuso la decisión debido a que prefería centrarse en las negociaciones por las acciones de SABIC, uno de los principales fabricantes de productos químicos, fertilizantes, plásticos y metales del mundo en la que Saudi Aramco cuenta con una participación mayoritaria.

La salida, entonces, se pospuso y ahora, que la decisión cuenta con mayor determinación, se prevé que la OPV se concrete en 2020, en el marco del plan Visión 2030 del Gobierno, que tiene la intención de modernizar la economía del país de Oriente Próximo.

Buen estreno

Demanda récord. Saudi Aramco tuvo una demanda récord de bonos el pasado abril en su estreno en los mercados internacionales. La entidad colocó deuda en bonos a un plazo de entre tres y treinta años y recibió peticiones de hasta 88.000 millones de euros, un valor por encima de la expectativa de los inversores.

Normas