La petrolera Aramco es grande, pero no tanto como pretende el príncipe saudí

Sigue sin valer los 2 billones de dólares a los que aspira Mohamed Bin Salmán, incluso conociendo su fascinante estado financiero

Campo petrolífero de Manifa (Arabia Saudí), de Aramco.
Campo petrolífero de Manifa (Arabia Saudí), de Aramco.

La petrolera saudí Aramco es enorme, asombrosamente enorme. Sin embargo, según una medida que importa mucho –la valoración de 2 billones de dólares concebida por el príncipe heredero saudí, Mohamed Bin Salmán–, todavía no es lo suficientemente enorme.

La productora de petróleo reveló el estado de sus finanzas por primera vez el lunes como parte de una emisión de bonos para financiar la compra por 69.000 millones de dólares de una participación en Saudi Basic Industries Corporation (Sabic).

Hay detalles fascinantes como sus 224.000 millones de dólares de ebitda (sus ingresos fueron de 111.000 millones en 2018) y mucha información nueva sobre la forma de trabajar de la compañía con su único accionista, el Gobierno de Arabia Saudí.

Esto ayuda a arrojar luz sobre la cuestión de cuál es el valor del principal negocio de Aramco, el petróleo crudo, y a completar una valoración que presentamos en Breakingviews en 2017. En ese momento, la compañía estaba coqueteando con una oferta pública de venta, que Bin Salmán dijo que podría valorar Aramco en 2 billones de dólares. Según nuestras estimaciones, utilizando una valoración de flujos de caja descontados, ese objetivo era aproximadamente el doble de lo que Aramco valía en realidad.

Muchos de los secretos de la petrolera están ahora a la vista. Por ejemplo, su notable eficiencia. La compañía encuentra y extrae crudo con un coste de solo 7,50 dólares el barril, mientras que nosotros suponíamos 9. Aquel análisis asumía además 2 dólares el barril de gastos generales, pero la realidad parece más baja, quizás 1,50 dólares.

En su momento, también asumimos que Aramco podría aumentar la producción a 12,5 millones de barriles por día, pero en cambio se ha mantenido en alrededor de 10,3 millones. Si se aplican los nuevos números al modelo de 2017, Aramco seguiría valiendo 1,1 billones de dólares.

Pero hay otra variable importante: el precio del petróleo. Entonces estaba en alrededor de 50 dólares el barril; ahora son 70. Si se mantiene ese nivel, Aramco podría valer 1,7 billones de dólares, según nuestros cálculos. Eso está más cerca del objetivo del príncipe heredero, y quizás por eso ahora está más relajado en cuanto a levantar la cortina que tapaba las finanzas de la productora de petróleo.

Incluso así, es una estimación generosa. Alrededor de un tercio del petróleo de Aramco no se vende a terceros a precios actuales, sino al negocio downstream de Aramco, que debe abastecer a los saudíes con energía a precios controlados por el Estado, lo cual reduce sus beneficios potenciales.

El reino se está moviendo hacia cobrar precios de mercado por sus esfuerzos, pero por ahora, es un plan más que un hecho. Y también lo es, por lo tanto, la idea de que Aramco logre esa preciada valoración de 2 billones de dólares.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas