Así roban un Tesla Model S en segundos hackeando sus mandos a distancia (vídeo)

Así roban un Tesla Model S en segundos hackeando sus mandos a distancia (vídeo)

Todo quedó grabado gracias a una cámara Ring.

Hemos dedicado algunos artículos en los últimos tiempos al problema de seguridad que suponen los mandos a distancia de nuestros coches y esos sistemas sin llaves que equipan algunos y que pueden ser hackeados con relativa facilidad por los ladrones. Pero ahora vais a poder ver lo que ocurre cuando alguien consigue clonar la frecuencia de nuestros mandos a distancia.

Esta escena que os traemos ocurrió en Londres el pasado 21 de agosto y quedó constancia de todo por la grabación que hizo automáticamente un timbre de puerta Ring, los mismos que usan algunos departamentos de policía de EE.UU. para labores de vigilancia.

Pues bien, tal y  como podéis comprobar por el vídeo que tenéis justo aquí encima, los dos ladrones llegan a los alrededores del coche y apenas tardan 25 segundos en encenderlo, dar marcha atrás y salir con él sin un rasguño, sin forzar ninguna puerta ni el sistema de arranque ya que, gracias al hackeo del mando a distancia, pueden operar con él como si fueran sus verdaderos dueños.

Tesla quiere añadir más capas de seguridad

Clonar la frecuencia del mando a distancia parece ser relativamente sencillo si unos ladrones se lo proponen, y por eso desde Tesla se afanan en añadir nuevas capas de seguridad. Y una de ellas viene inspirada por nuestros teléfonos móviles. ¿Cuál es la última línea de defensa cuando todo falla? Exacto, los códigos PIN.

Por eso desde Tesla recomiendan acceder al menú de Controls > Safety and Security > PIN to Drive para que sea necesario introducir el número que tengamos configurado para evitar que los ladrones puedan marcharse con el coche. Aun así, si lo consiguieran siempre podemos saber dónde se encuentra nuestro Tesla a través de la aplicación oficial. Ojo, esta localización del coche puede desactivarse pero para evitarlo es importante mantenerlo actualizado, ya que los de Elon Musk añadieron recientemente una capa extra de seguridad al exigir la contraseña de nuestra cuenta de Tesla para poder desactivarlo.

Prueba de que estas medidas, en conjunto, suelen funcionar, es que en EE.UU. se robaron en el último año un total de 115 Tesla de los que 112 fueron recuperados. Parece ser que en Europa las estadísticas no son tan positivas ya que los métodos de los ladrones son más sofisticados, ya que son capaces de robar los coches sin acceder a las llaves o la aplicación oficial del dueño.

Normas