Irlanda y Francia amenazan a Bolsonaro con bloquear el acuerdo con Mercosur

La política ambiental del líder brasileño desata fuertes críticas en la UE

Los estragos causados por el incendio en la selva amazónica
Los estragos causados por el incendio en la selva amazónica REUTERS

El cambio climático unido a los incendios prolongados en el Amazonas brasileño han provocado malestar social que ahora contagia a los mercados. Emmanuel Macron, líder francés, ha asegurado este viernes que "el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, estaba mintiendo cuando minimizó las preocupaciones sobre el cambio climático en la cumbre del G20 en Japón en junio" y que por ello, Francia se opondría al acuerdo de la Unión Europea con los países del Mercosur.

A su vez, el primer ministro irlandés, Varadkar, ha declarado hoy en el periódico Irish Independent que a menos que Brasil actúe contra el fuego prolongado que consume la selva tropical, votará en contra del acuerdo comercial entre la Unión Europea y América del Sur, Mercosur. "No existe ninguna forma de que Irlanda vote a favor del acuerdo comercial Mercosur si Brasil no cumple con su compromiso medioambiental", aseguró el ministro. 

Los grupos ecologistas aseguran que la deforestación es la culpable del aumento de los incendios y acusan al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, de ideología ultraderechista, de cortar la parte protegida de un área considerada crucial para combatir el cambio climático. 

Varadkar dijo que los esfuerzos de Bolsonaro de culpar a las ONG de provocar los incendios eran "Orwelianos".

Para detener el acuerdo comercial que se cerró en junio tras 20 años de negociaciones entre UE y Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, Irlanda necesitaría el apoyo de otros estados de la Unión Europea. Las razones medioambientales no parecen ser las únicas que influyen en la posición irlandesa: el país necesita un acuerdo que proteja su producción de carne de una eventual avalancha de productos más baratos por parte de los países de Mercosur. Irlanda, además, ya se está viendo afectada por el Brexit.

El mes pasado, tras redactar el acuerdo, el Gobierno irlandés lo calificó como “muy decepcionante” para su mercado. Por su parte, las productoras tampoco se mostraron enteramente de acuerdo con el pacto, que permitiría vender 99.000 toneladas de carne sudamericana en la UE por 10 años. 

Por su parte, el presidente francés, Macron, mostró también su preocupación acerca de los incendios del Amazonas tras publicar ayer en la red social Twitter: “Nuestra casa se quema, literalmente. La selva del Amazonas, pulmón que produce el 20% del oxígeno de nuestro planeta, está en llamas.” Añadió, a su vez, su intención de discutir este tema en la reunión del G7 entre Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido, este sábado en Biarritz ya que es una “crisis internacional”.

No obstante, al poner la emergencia climática como primer punto de la agenda del G7, Macron se arriesga a una pelea geopolítica. Bolsonaro, quien se ha sumado al escepticismo climático junto a Trump, ha manifestado que discutir temas que afectan a Brasil sin la participación de este supone una “mentalidad colonial que no es apropiada para el siglo XXI”. Además, en Twitter: “Me entristece que el presidente Macron esté intentando usar los problemas internos de Brasil y otras ciudades amazónicas para ganar poder político”.

Normas