Argentina vota en crisis recetas ya conocidas

La nación sudamericana irá a las urnas este domingo en un complejo contexto económico

Los argentinos irán a las urnas este domingo en las elecciones primarias, unos comicios obligatorios en los que se definen los candidatos que competirán en las presidenciales del 27 de octubre. Y el contexto económico y social no puede ser más complejo, agravado además en la última semana por una amenaza de guerra de divisas que ha vuelto a hundir el peso muy cerca de niveles récord, sobre las 45 unidades por dólar. La inflación, del 55,8% interanual, es la más alta de los últimos 30 años, la tasa de desempleo, del 10,1%, es inédita desde 2006 y índice de pobreza supera el 30%. Además, Argentina atraviesa un rescate del Fondo Monetario Internacional (FMI) por 57.000 millones de dólares (51.000 millones de euros).

El Gobierno, que propone para la reelección al presidente, Mauricio Macri, reconoce que la situación es crítica, pero asegura que lo “peor ya pasó” y que muchos de los problemas fueron heredados del anterior gobierno kirchnerista (2003-2015). La candidatura de Macri, que ahora se llama Juntos por el Cambio, afirma que un triunfo el domingo de la principal fórmula opositora, el Frente de Todos, que lleva a Alberto Fernández como candidato a presidente y a Cristina Fernández de Kirchner como candidata a vicepresidenta, haría temblar a los mercados. La media de encuestas da a Macri con una intención de voto de entre el 36% y 38% y al Frente de Todos, de entre el 38% y 40%.

“El mercado ve a Alberto y Cristina Fernández como la peor alternativa posible”, asegura el economista Iván Carrino, profesor universitario y director de la consultora Iván Carrino y Asociados. Y agrega que “hay temores sobre controles de capitales, controles de precios, abandono del programa de austeridad del FMI y eventual cesación de pagos de la deuda externa”.

El economista Alejandro Vanoli, presidente del Banco Central de Argentina entre 2014 y 2015, coordinador de la comisión de macroeconomía del Frente de Todos y director de la consultora Synthesis, replica que “hay una absoluta voluntad del Frente de Todos de cumplir los compromisos de la deuda, al igual que entre 2003 y 2015 cuando toda la deuda fue pagada”. Néstor Kirchner, presidente entre 2003 y 2007, decidió pagarle toda la deuda que Argentina le debía al FMI en un solo pago en 2006 después de diversos préstamos del organismo multilateral.

Mientras Macri no quiere que haya ningún tipo de modificación al acuerdo con el FMI, el Frente de Todos sí propone una renegociación. “Habrá que tener una gestión de la deuda donde voluntariamente se estiren los plazos de pago y se genere un margen para recuperar el crecimiento”, explica Vanoli, que también fue presidente de la Comisión Nacional de Valores entre 2009 y 2014. Se trata de un plan similar al que realizó Kirchner y que fue exitoso porque el FMI aceptó las peticiones del mandatario. Pero que Argentina lo haya logrado una vez no garantiza que vuelva a suceder lo mismo. El economista Martín Kalos, director de EPyCA Consultores, plantea la duda acerca de “cuánta capacidad tendrá el próximo Gobierno para poder hacer una política independiente de lo que el FMI recomienda” y agrega que “a priori el FMI va a tener peso para negociar con dureza al ser el principal acreedor”.

La geopolítica y la guerra comercial también impactan en Argentina, al igual que a los mercados emergentes. Para Vanoli, el impacto en la nación sudamericana es mayor “debido a las políticas de Macri, como la apertura importadora y la desregulación financiera” que, según el expresidente del BCRA, profundizó el déficit exterior. Vanoli sostiene que Argentina fue el país del mundo en que más se depreció la divisa el año pasado. Cuando Macri asumió el poder, en diciembre de 2015, un dólar se vendía a 9,6 pesos, mientras que ahora el precio es de 45,1 pesos.

Carrino, que reconoce como “malos” los indicadores con los que finaliza el Gobierno de Macri respecto a los que recibió del kirchnerismo, sin embargo, muestra cierto optimismo. El economista valora la decisión de restringir la emisión monetaria, reducir el déficit fiscal y “abrir gradualmente la economía al mundo”. En definitiva, dos visiones económicas fiel reflejo de la división del electorado.

El interés de España

Principal inversor europeo. Con más de 300 empresas, España es el principal inversor europeo en Argentina. Entre las compañías presentes en el país se encuentran muchas del Ibex 35. La inestabilidad económica y la inflación han obligado a las empresas a repensar sus inversiones. En 2018, treinta de las cotizadas españolas, entre ellas Santander, BBVA, Telefónica y Naturgy perdieron más de 800 millones de euros de beneficio y más de 1.000 millones de ingresos.

Casi medio millón de españoles. Argentina es el país con la mayor comunidad de españoles fuera de España. En total, 465.666 españoles viven en Argentina, un número casi dos veces superior al del segundo país con la mayor comunidad de españoles, que es Francia, con 262.448, según los datos del Instituto Nacional de Estadística de 2019.

Kirchner y Macri, de España. Las dos personalidades más importantes de la política argentina tienen ascendencia española. La madre del presidente Macri, aunque nació en Argentina es ciudadana española, mientras que Kirchner es nieta de gallegos y asturianos por parte de su padre.

Normas