Sabadell vende la promotora Solvia a Oaktree por 882 millones

El banco vendió en diciembre el 80% de su filial inmobiliaria Solvia a Lindorff

El consejero delegado de Banco Sabadell, Jaume Guardiola.
El consejero delegado de Banco Sabadell, Jaume Guardiola.

Banco Sabadell sigue reduciendo su exposición al ladrillo. La entidad presidida por Josep Oliu ha ratificado el acuerdo con la gestora Oaktree de venta de su promotora SDIN y de varios terrenos, una operación conocida desde finales de junio.

En concreto, Sabadell ha vendido el 100% del capital social de la promotora Solvia Desarrollos Inmobiliarios (SDIN) y un conjunto de activos inmobiliarios, mayoritariamente suelos para promociones urbanísticas, a una entidad controlada por la firma estadounidense Oaktree Capital Management.

El importe total de la operación, referenciado al perímetro existente a 1 de enero de 2019, ha ascendido a 882 millones de euros, según informó este lunes la entidad a la CNMV, fundamentalmente por el valor de los solares.

El cierre de la operación, condicionada a la obtención de las autorizaciones pertinentes, generará unos resultados estimados en el ejercicio de 23 millones después de impuestos con un impacto positivo en la ratio de capital common equity Tier 1 (fully loaded) de siete puntos básicos, según avanzó la entidad financiera.

Solvia Desarrollos Inmobiliarios proviene de una escisión del servicer Solvia. Es una empresa dedicada a la promoción inmobiliaria, con proyectos propios y para terceros. “Banco Sabadell considera que la buena situación del mercado inmobiliario y la fuerte demanda de inversión para la consolidación del mercado de promoción nacional le permite poner en valor la actividad de promoción con esta operación”, señaló el banco en febrero cuando encargó a Rothschild la búsqueda de candidatos para esta transacción. Hace un año Cinco Días ya avanzó del interés de Oaktree por la promotora, al que se sumó Cerberus posteriomente a la puja en la que también se coló CCPIB, el mayor fondo de pensiones de Canadá.

Este es un paso más de la entidad financiera para desligarse del negocio del ladrillo. Sabadell culminó en abril la venta de la otra pata, su servicer inmobiliario llamado Solvia, al grupo sueco Intrum, tras anunciarlo en diciembre. Una operación por la que se embolsó 240 millones.

Además, el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) autorizó hace unas semanas la venta de una cartera de 2.400 millones de préstamos fallidos de promotor y pymes, con colateral inmobiliario a Deutsche Bank. La pretensión del banco con esta nueva operación estaba en lograr fumata blanca precisamente antes del lunes, 1 de julio, para apuntarse sus efectos positivos ya en las cuentas del primer semestre, que presentará a finales del mes que viene.

El pasado año, Solvia y Oaktree ya crearon una joint venture en la que el fondo dispone del 80% del capital y Sabadell, a través de la filial Bitarte, controla el resto. Como primera operación de la compañía conjunta está la compra de suelo perteneciente a Iberdrola, por cerca de 100 millones, para construir viviendas en varios puntos de España.

Segunda operación inmobiliaria en un mes

A mediados de julio, Sabadell también firmó la venta a la gestora Azora de viviendas en alquiler por 150 millones de euros, que suman más de 500 activos. Esas propiedades estaban vinculadas al fondo inmobiliario del banco, por lo que no se corresponden con activos adjudicados, aunque Sabadell los ha mantenido en arrendamiento durante todo el ciclo de crisis, ya que fueron adquiridos entre 2005 y 2012. Estas viviendas enajenadas corresponden a promociones ubicadas en áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona.

Normas