Anulado el veto de una casa de apuestas online a un jugador por ganar demasiado

El tribunal rechaza la expulsión solo porque estadísticamente sea mejor que otros; se deben aportar pruebas de las trampas

Anulado el veto de una casa de apuestas online a un jugador por ganar demasiado

En los casinos, el mayor indicio de que un jugador está haciendo trampas es que gane sistemáticamente o, al menos, que lo haga muy por encima de la media del juego. También en los portales online. Precisamente, un índice de victorias extraordinario fue lo que alertó a una casa de apuestas en internet de que uno de sus usuarios podía estar empleando algún tipo de técnica fraudulenta o no permitida; por ello, decidió suspender la cuenta del jugador y resolver el contrato que les vinculaba.

El usuario, disconforme con la decisión, demandó a la compañía. Después de que en primera instancia el juez diera la razón a la compañía, la Audiencia Provincial (AP) de Cantabria, en cambio, anula el veto de la casa de apuestas y le ordena su readmisión.

Según consta en la sentencia (cuyo texto íntegro puede consultar aquí), entre las condiciones generales que aceptaban los usuarios al darse de alta en el portal figuraba que el operador podía "suspender cautelarmente al participante que haya tenido, a su juicio, un comportamiento colusorio o fraudulento". Una vez contrastados los hechos, el servidor podría resolver el contrato.

Precisamente ese es el elemento que, según los magistrados, falta en este caso: la prueba de la trampa. La resolución explica que la casa de apuestas presentó un informe pericial que, si bien constataba que el jugador tenía unas ganancias superiores a la media, no demostraba, sin embargo, qué trampa o fraude empleaba este para conseguirlo. Se basaba exclusivamente en un cálculo estadístico: los resultados de sus apuestas permitían "sospechar" que estaba llevando a cabo alguna conducta extraña.

Que gane demasiado, explica la AP, "no puede constituir per se una causa válida de restricción de las apuestas, so pena de afirmar que tan solo puede apostar el que pierde". Por ello, se levanta la prohibición impuesta por el portal, porque, según los magistrados, no es posible afirmar que el actor apostara conociendo los resultados de antemano, ni cabe afirmar la existencia de una actuación fraudulenta, "por más que la estadística lo configure como un jugador fuera de lo normal".

¿Cómo aportar la prueba de forma efectiva en el proceso judicial? Pinche aquí.

Normas