BBVA ve “limitados” los efectos negativos del alza del salario mínimo sobre el empleo

El organismo eleva una décima la previsión de crecimiento del PIB al 2,3% para este año

Banco BBVA
Banco BBVA

Medio año después de la entrada en vigor de la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) un 22% hasta los 900 euros, BBVA Research ha reconocido este miércoles que su efecto negativo sobre la creación de puestos de trabajo está siendo “limitada” ya que las empresas lo están compensando reduciendo sus beneficios y no destruyendo empleo. El servicio de estudios de la entidad también ha revisado una décima al alza la previsión de crecimiento del PIB para este año hasta el 2,3% y mantiene en el 1,9% la del año que viene, en línea con Bruselas.

“Estamos viendo que una parte del incremento del SMI lo están absorbiendo los márgenes empresariales, lo que está limitando en parte el efecto negativo que podría tener sobre la creación de empleo”, ha valorado el responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research, Rafael Domenech.

No obstante, Domenech sí ha insistido en que durante el primer semestre del año se ha percibido una ralentización de la afiliación a la Seguridad Social en los grupos y regiones con mayor cobertura del SMI, a saber, los jóvenes menores de 30 años, los trabajadores del comercio y la hostelería, y los residentes en Andalucía, Canarias, Extremadura y Murcia.

A pesar de mantener que la pérdida de potenciales puestos de trabajo se podría oscilar entre los 20.000 y los 75.000 empleos, en las estimaciones de febrero, el servicio de estudios calculaba que el escenario central se encontraba más en torno a los 60.000, mientras que este miércoles lo ha situado más cerca de los 20.000.

Revisión al alza el PIB en línea con Bruselas

Siguen las correcciones al alza de las previsiones de la economía española. Tras la revisión de la Comisión Europea la semana pasada, BBVA Research también ha elevado una décima el crecimiento del PIB para este año hasta el 2,3% y mantiene en el 1,9% su previsión para el año que viene. Los cálculos están en línea con los de Bruselas y se sitúan una décima por encima a los del Gobierno para este año (2,2%), que ya ha anunciado su intención de elevar también su previsión.

El servicio de estudios de BBVA sustenta esta subida en algunas sorpresas positivas, entre ellas el fuerte crecimiento de la inversión y la inesperada resistencia del sector turístico. No obstante, señala que el impacto del aumento del salario mínimo interprofesional (SMI) en el consumo privado ha sido menor al esperado.

Domenech ha detallado que la buena evolución de la inversión se ha centrado especialmente en maquinaria y bienes de equipo. Unas cifras que, ha dicho, pueden servir de como indicador adelantado de las expectativas de mejora de la situación económica y de ganancias de cuota de mercado de las empresas españolas. También sorprende favorablemente la "resistencia" del turismo, ya que si bien continua la desaceleración en número de entradas de viajeros, el gasto evoluciona mejor de lo previsto, por lo que se estaría captando un turismo de mayor valor añadido.

Domenech también ha valorado positivamente que se siga creando empleo “sin generar desequilibrios importantes”, y ha detallado que la previsión de BBVA es que se creen entre este año y el que viene 810.000 puestos de trabajo, y que la tasa de paro se reduzca al 12,2%. “Una de las grandes novedades es que nunca antes en tanto años de crecimiento se había generado empleo sin crear grandes desequilibrios”, ha subrayado.

Sorpresas negativas en el consumo y la renta disponible

En cambio, BBVA observa que se han producido "sorpresas negativas"  en el consumo privado, ya que el gasto de los hogares no ha tenido la “esperada aceleración”. Una evolución que el economista jefe para España y Portugal, Miguel Cardoso, ha achacado en parte a la "incertidumbre regulatoria" de los automóviles. Pero también, al hecho de que la demanda embalsada en bienes de consumo pueda estarse agotando, ya que se empieza a ver "una cierta reversión incipiente" de reducción del consumo y aumento de la tasa de ahorro. 

Además, el BBVA observa que la renta disponible de las familias ha aumentado menos de lo previsto a pesar del alza del SMI un 22%, del aumento de las pensiones y del suelo de los funcionarios, algo que Cardoso explica por el aumento de las bases de cotización a la Seguridad Social.

El servicio de estudios advierte, además, de que la incertidumbre en la política económica podría haber afectado a la confianza de los hogares. No obstante, Domenech ha querido matizar que la incertidumbre está por debajo a la observada en anteriores trimestres y eso a pesar de que todavía no hay formación de Gobierno. “Tal vez los españoles ya se hayan acostumbrado a vivir con esta situación”, ha opinado. Sin embargo, ha insistido en que, en ausencia de esa incertidumbre, la economía española “estaría creciendo en el entorno de dos o tres décimas más” de PIB.

Normas