Así ha sido el pulso entre Aena y UGT por una décima de masa salarial

La Audiencia Nacional avala el recorte de la subida adicional, al 0,2%, por las pérdidas del sector público estatal

Cartel de Aena en la terminal 4 del aeropuerto de Madrid-Barajas.
Cartel de Aena en la terminal 4 del aeropuerto de Madrid-Barajas.

La sala de lo social de la Audiencia Nacional ha resuelto un desencuentro entre UGT y las empresas Aena y Enaire por una décima de subida en la masa salarial. La justicia ha fallado a favor del gestor aeroportuario y la responsable del control aéreo, o, más concretamente, ha avalado una decisión de Hacienda por la que los trabajadores de esas compañías se quedan con un alza adicional del 0,2% en la masa salarial y no del esperado 0,3%.

El asunto llegó a los tribunales a finales de abril, después de distintos actos de conciliación en los que se mantuvieron las diferencias. Las partes contaban con un aumento de hasta el citado 0,3% en virtud de lo referido por la Ley de Presupuestos Generales del Estado (LPGE artículo 18.Dos Ley 6/2018), pero debían darse una serie de condiciones.

Las dos empresas de Fomento cumplieron la fundamental: cerrar 2017 con beneficio y superávit presupuestario, pero no sucedió así en el sector público estatal al completo. En ese contexto, se pidió informe a la Dirección General de Gastos de Personal y Pensiones Públicas, del Ministerio de Hacienda, donde se accedió al incremento de la masa salarial pero solo en un 0,2%.

UGT llevó a las empresas públicas ante la Audicencia Nacional en defensa de una décima de masa salarial que iba al plan de pensiones

Esa décima por debajo de lo indicado en la LPGE y de lo pactado entre Aena, Enaire y la representación sindical en noviembre del año pasado fue la que acabó ante la Audiencia Nacional.

El empeño de UGT en arañar esa parte de la subida se da a la vista de que se iba a dedicar a nutrir el plan de pensiones. Este último, que cubre la jubilación, incapacidad y fallecimiento, surge de la negociación colectiva de 2002 y recibió aportaciones de Aena hasta 2013, quedando prohibidas por Ley en todo el sector público empresarial hasta 2017. Ya el año pasado volvió a abrirse el grifo y Aena aportó medio millón de euros.

AENA SA 162,65 -0,52%

De vuelta al caso, el abogado del Estado defendió que el alza adicional del 0,3% en la masa salarial era “una mera posibilidad” que requería autorización de Hacienda (artículo 34 de la LPGE), de donde salió el visto bueno a solo un 0,2%.

La Ley de Presupuestos fijó, en su artículo 18, que el personal del sector público podía obtener en 2018 mejoras en las retribuciones nunca superiores al 1,5% respecto a las de 2017. A ese porcentaje se sumaría un 0,25% si el PIB de 2017 subía un 3,1% o más. Por último, quedó reflejada una inyección adicional a la masa salarial del 0,2% para medidas como la implantación de planes de mejora de la eficiencia o productividad, revisión de complementos específicos o la aportación a planes de pensiones. Un alza este último que podría ser del 0,3% en las entidades del sector público en situación de superávit presupuestario en 2017. Pero el artículo 23 y la disposición adicional trigésimo tercera hacían preceptiva la referida autorización de Hacienda para alcanzar el tope. En vista de que ese plácet no se produjo, la sala ha desestimado la demanda de UGT.

Aena soportó en 2018 un gasto de personal de 423,7 millones, un 1,6% superior al de 2017. En virtud del citado acuerdo de noviembre entre la empresa y los sindicatos, las retribuciones subieron un 1,5%, al que se sumó un 0,25% adicional a partir de julio. A esta mejora se sumó la aportación al plan de pensiones y un aumento de 4,6 millones en la masa salarial por productividad.

Normas